“Se utilizan casos individuales para condenar a una clase social” | Periódico Diagonal

Por mi parte, no me interesa tanto el debate sobre la clase, que sería más sociológico, sino el discurso sobre la estigmatización y límites a las posibilidades de vida.

 

¿Qué esconde la palabra ‘chav’?

No creo que nadie sea ‘chav’. Es un término despectivo, un insulto contra la gente pobre. La idea a la que me opongo es la de que ahora todo es clase media y que todo lo que queda de la clase trabajadora es esta representación de gente problemática, vaga, estúpida, alcohólica, que vive en comunidades rotas. Y no es cierto. Lo que hay son individuos con problemas, pero sólo se representan a ellos.

https://www.diagonalperiodico.net/culturas/23243-se-utilizan-casos-individuales-para-condenar-clase-social.html

 

 

 

No sólo duelen los golpes (incorporando el género)

Sobre género, roles, niveles, desigualdades, socializaciones, aprendizajes, renuncios propios, pero me quedo con lo planteado como relaciones de poder y ese tipo de relaciones que contadas sobre planos de poder son extrapolables otros contextos y corporativismo que se genera para mantener esos espacios de poder.
Se recomiendo ver en directo, con las orejas abiertas y ganas de escuchar. Sin prejuicios. Porque ya hace tiempo que no somos seres puros, pero si que tenemos la capacidad de aprender de quienes nos rodean.

Investigación ciudadana (I): Construyendo herramientas de saber al alcance de tod@s

Para quienes venimos de la investigación más clásica. Un articulo recomendable. Simplemente por como plantea al final. Ir abriendo miras e ir incorporando.

“Si crees que la investigación no va contigo o no está a tu alcance, parece que el tiempo no te da la razón. La investigación engloba toda actividad orientada a la obtención de nuevos conocimientos, ya sea a partir de cuestionar hechos o resultados previamente dados por ciertos, dar respuesta a preguntas o arrojar luz a nuevos fenómenos, y en definitiva contribuir al desarrollo de teorías que explican lo que ocurre, o la investigación este orientada a su aplicabilidad a través de desarrollar soluciones a problemas concretos. ¿Quién no tiene una pregunta a la que le gustaria poder dar mejor respuesta a partir de contar con datos o evidencias? .

La investigación tradicionalmente se ha desarrollado y se continúa desarrollando con enfoques (y bases epistemológicas) muy diversos. A lo que se une, que  recientemente este atravesando por un periodo de “movimientos sísmicos”. Tal como extensamente ha descrito Boaventura de Sousa Santos (desde la sociología de la ciencia) las instituciones del conocimiento (principalmente Universidades), y las concepciones del conocimientos y métodos que sustentan el saber, estan bajo una presión hiper pública (con la emergencia de concepciones del conocimiento abierto y accesible, en tanto que bien común) y una presión hiper privada (a favor de una mayor restricción de acceso y privatización del proceso parte de la globalización neoliberal).

Seguir leyendo: http://www.eldiario.es/interferencias/Investigacion_ciudadana-herramientas-interaccion-conocimiento_6_214238589.html

Del Workshop, a la participación. Una experiencia posible. Por Javier Santos (AIS Redes)

Hace unos meses, cerca de un año, junto a Paisaje Transversal, baje a Málaga a colaborar en este proyecto. Este es el resultado final en forma de libro. Aunque según me cuentan, lo interesante sigue pasando allí a pié de calle, en las jornadas y encuentros que se están haciendo con la vecindad.

PARA LEER PINCHAR SOBRE LA IMAGEN.

“Se debe generardinámicas abiertas, colaborativas, donde la gente puede entrar y salir de los procesos,participar desde sus potencialidades”

Experiencias para 1/3 Acciones para/desde la participación social. (Microencuentro TRdP)

Estos son los colectivos que van a participar y nos van a facilitar nuestra trabajo para la realización del 1er microencuentro del TEJIENDO REDES en este 2013. Os dejo con las experiencias y claves que han decido mostrar y sobre las que seguirán trabajando por grupos móviles en el mettieng-Té posterior.

BASURAMA:
RUS Lima. El proyecto RUS en Lima tomó forma a través de la reutilización de la vía del tren eléctrico actualmente abandonada. Siguiendo la estructura básica de los proyectos RUS invitamos a la comunidad y a diversos artistas locales a activar ese espacio:
http://basurama.org/general/rus-lima-autoparque-de-atracciones

CLAVES (Ideas importantes que supongan factores de éxito a la hora de llevar a cabo la acción)
#creatividad
#celebración espacio público
#sincronización recursos locales
#prototyping low cost
#lazos emocionales
#hagámoslo juntos
#final feliz

TODO X LA PRAXIS:
Parque Alaska. Es un proyecto que se desarrolla en colaboracion con tres colectivos locales y la comunidad de Alaska en el barrio bogoteño de Usme:

http://www.todoporlapraxis.es/?p=162

CLAVES (Ideas importantes que supongan factores de éxito a la hora de llevar a cabo la acción.
#empoderamientociudano
#aprendizajecolaborativo
#transferenciadeconocimiento
#emancipacionsocial
#arquitecturadecodigoabierto
#sinergias

OASIS/GSA MADRID:
Se trata de un evento de 10 días que invita a una comunidad a proyectar y a construir, de forma cooperativa, sus sueños o aspiraciones colectivas, elegidas por la propia comunidad:

http://vimeo.com/36474529

CLAVES (Ideas importantes que supongan factores de éxito a la hora de llevar a cabo la acción. )
# posibilidadimposible
# espacioscaordicos
# miradaapreciativa
# espectacularidadrápida
# sueñoscolectivos
# replicarsinreproducir

Guía incompleta para colaborar

Cuando las entes se comienzan a aplicar desde nuevas fórmulas menos rígidas, pero donde la capacidad de producir aumenta exponencialmente, a la par que la flexibilidad y el sentirse agusto y participe de algo, es necesario comenzar a contarlo. Aqui enlazo un texto que abarca los procesos colebaorativos desde diferentes ámbitos.

Un texto escrito por @Ricardo_AMASTE en enero de 2012 para su publicación en el libro sobre prácticas culturales emergentes ‘Música para camaleones’ (editado por Transit Projectes en noviembre de 2012).

Descargar ‘Guía incompleta para colaborar’ en pdf.

 

Por Ricardo Antón

Aquí estoy, en la paradoja de enfrentarme sólo a un texto sobre colaborar. Nada menos que 6.000 palabras. Cuando me lo pidieron ya me pareció muy largo para el tipo de textos que estoy acostumbrado a escribir… Al final me he pasado. Quizá, si hubiese perdido menos tiempo en pensar lo largo que era y hubiese dedicado un poco a cómo escribir el texto como un proceso de colaboración, ahora este texto sería otro. No se si mejor o peor, porque no todos los procesos de colaboración funcionan, dependen del tipo de condiciones, las personas que participan, de los medios que se ponen para ello y de una buena dosis de suerte.

De todas formas, no me siento tan sólo. Porque aunque este texto lo estoy escribiendo yo, no deja de ser una obra colectiva. Un texto que emerge de la experiencia colectiva de AMASTÉ; de un cortapega de todas esas ideas y sensaciones que (des)ordenadamente hemos ido acumulando en el cerebro, de un montón de referencias recopiladas en el disco duro o en el delicious. Todo ello recuperado ahora de modo más o menos (in)consciente, para entretejer, no un ensayo sobre la colaboración, sino una caja de herramientas, siempre incompleta. Un Juegos Reunidos, resultado del do ityourself y del do it toghether, fruto de la inteligencia colectiva y del flujo de conocimiento libre, gracias al cual las comunidades evolucionan y se fortalecen.

Así, el texto se organiza a modo de catálogo o repositorio abierto, de lectura-consulta no lineal, que pueda servir como herramienta no homologada para procesos colaborativos. Una guía que cada cual deberá contextualizar y completar, dependiendo del tipo de proceso que queramos poner en marcha, la comunidad en/con la que vayamos a trabajar, etc. Una batería de cuestiones probablemente obvias y de mero sentido común, pero que no por el hecho de serlo son cosas que pongamos en práctica. Porque de ser así, este mundo sería otro. Hacia el que tratamos de encaminarnos colaborando.

http://participasion.wordpress.com/2012/12/27/guia-incompleta-para-colaborar/

25 provocaciones para la participación comunitaria (revisadas)

De nuevo hay mucha gente que lleva trabajando una serie de cuestiones mucho más tiempo, y es de mérito reconocerlo, sobre todo cuando a uno le sirven de base, y además están bien explicadas.
http://participasion.wordpress.com/2012/10/22/25-provocaciones-para-la-participacion-comunitaria-revisadas/

Por Fernando de la Riva

25 (por ahora) [1] provocaciones [2] (revisadas) para la Participación [3] Comunitaria [4].

 
 
 
PRE-TEXTO
 
Cuando estuve en Cuba en 2001 los compañeros y compañeras me pidieron algunas reflexiones sobre la “participación comunitaria”. Volvía entonces de trabajar con profesores y profesoras, académicos/as  que en todo el mundo sacralizan el saber académico y cultivan el gusto por las citas y referencias. Así que me propuse –a modo de provocación- hacer un texto en el que las citas tuvieran más espacio que el propio texto. El resultado es difícil de leer: ¿a qué atendemos: al texto, a las notas al pié? ¿cómo leer este “rompecabezas”?…
… Once años después, en septiembre de 2012, Tato Iglesias me escribe desde Argentina:
“Días pasados, recibí una carta de algunos amigos de las Asambleas Populares que luchan contra las compañías que pretenden extender la minería a cielo abierto en distintas provincias, que decía lo siguiente:
“Estamos intentando organizar todo tipo de materiales para aportar a radios comunitarias, escuelas, etc., y hacer un CD de Educación Popular y participación comunitaria con voces de pobladores de la región y textos leídos de Rubén Dri, Tato Iglesias, Eduardo Galeano, Monseñor Angelelli, etc. La idea surgió de un texto que mandó la Universidad Trashumante hace algunos años, que se llama 25 provocaciones para la participación comunitaria””.
Me pareció maravilloso que tus textos “retumben” aquí en nuestras Provincias y en nuestras luchas. Quería contártelo.”
La carta de Tato me “provoca” a releer y revisar aquel texto que creía tan difícil y oscuro y que -mira por donde- sirve a gentes que luchan por la dignidad y la participación comunitaria a miles de kilómetros.
 
 
  1. La participación comunitaria no es (solo) un medio sino un fin, una meta, un objetivo a alcanzar, porque creemos en el Hombre y la Mujer Sujetos, en la Comunidad Sujeto[5]. Creemos que las personas, individual y colectivamente, deben ser protagonistas de su presente y de su futuro, ser (seres) capaces de sentir, pensar (sentipensar)[6], decir y hacer por si mismos[7], y de hacerlo solidariamente[8], como condición para alcanzar el desarrollo y la felicidad, individual y colectiva.[9]
  1. La participación comunitaria no es (solo) un fin sino un medio. Un medio para hacer posible la realización de cambios necesarios y mejoras de la vida colectiva de la población de un territorio, de la comunidad, que serían imposibles sin su participación o contra ella[10]. Es un medio para la transformación de la realidad, para impulsar el desarrollo individual y colectivo, personal y social. Un medio “oportuno”.[11] Un medio ideológica y éticamente coherente[12], un medio satisfactorio y eficaz[13].
  1. La participación comunitaria no es (solo) asistencia. No basta con estar presente, con ser espectador o espectadora. Como mínimo se ha de ser “consciente”[14]. Y no solo es necesario estar y estar despierto, también es preciso re-accionar, hacer algo, tomar parte –de una u otra forma- en lo que ocurre, aquí y ahora (aunque solo sea pensar en lo que vemos y oímos… para formar nuestra opinión, para -después- actuar en consecuencia)[15]. La participación comunitaria no es (solo) movilización. No basta con moverse, si no se sabe donde se va, o no se quiere ir.
  1. Nunca es verdad la afirmación de que “la gente no participa en nada” (como todas la generalizaciones). La gente de la comunidad, de sus diferentes grupos y sectores, toma parte en lo que le interesa, en aquello que relaciona con sus necesidades e intereses, con sus expectativas de bienestar, satisfacción y felicidad. Y hay miles y millones de ejemplos de eso en todos los tiempos y lugares[16].
  1. La participación de la comunidad no puede imponerse por decreto, ni obligarse por votación mayoritaria, ni forzarse de manera alguna. La participación, o es voluntaria o no es. Lo demás es imposición o manipulación, no participación comunitaria. La comunidad, sus gentes deben, necesariamente, QUERER participar. Eso refleja la importancia de la Motivación para participar, que es preciso cuidar permanentemente[17].
  1. La participación de la comunidad, además de motivación, requiere CAPACIDADES, conocimientos, manejo de habilidades técnicas y sociales, valores y actitudes… necesarios para poder llervar a cabo múltiples tareas complejas (las que implica cualquier proceso de cambio social, por “micro” que sea), tanto más complejas cuanto que han de ser realizadas de manera colectiva. Eso refleja la importancia del aprendizaje permanente, de la Formación[18] y lo que llamamos “Educación para la Participación”.
  1. No basta con que la comunidad, sus grupos, sus sectores, quiera y sepa como participar (cosa que no se consigue fácilmente, de la noche a la mañana, de manera espontánea) si no dispone de cauces, medios, espacios, recursos… para PODER participar[19] ([20]). La Organización, evidentemente, es una condición necesaria -paradigmática, dirían los eruditos[21]– de la participación comunitaria, por la que hay que trabajar desde el primer momento.[22]
  1. Motivación, formación y organización se articulan, combinan, compensan, gradúan, se equilibran… –en el proceso de construcción de la participación comunitaria- de forma dialéctica y dinámica. O sea, no hay primero y después, sino todo a la vez, interactuando, en cada momento, aquí y ahora.[23] Planificación y flexibilidad. Perspectiva y creatividad. Compromiso y libertad. Atención permanente a la parte y al conjunto, al momento y al proceso, al mismo tiempo.
  1. La comunidad no es una realidad homogénea, uniforme, por mucho que puedan tener en común quienes la componen, sino que está formada por personas, grupos y subgrupos diferentes entre sí, que piensan, sienten, dicen y actúan de maneras diferentes. La diversidad es un hecho[24], y es, junto con todo lo que tenemos en común (que es mucho), un elemento esencial de la identidad humana. Las formas, los niveles, los ritmos de participación comunitaria serán, necesariamente, diferentes, de acuerdo con los diferentes grados de motivación, las diferentes capacidades y los diferentes niveles de organización, de las diferentes personas y los grupos sociales que componen cada comunidad concreta, en cada contexto.
  1. Para impulsarla eficazmente, es necesario entender la participación comunitaria como un proceso. Un proceso, también y fundamentalmente, de aprendizaje[25]. Un proceso progresivo, creciente, en el que la comunidad, sus diferentes grupos, va asumiendo mayor protagonismo, mientras disminuye el de quienes promueven esa participación (sean de carácter institucional o social). Un proceso complejo, dado el carácter complejo e “integral” de la realidad y de la participación comunitaria[26]. Un proceso que requiere tiempo[27], y una mirada “en perspectiva”, y requiere constancia, sistematicidad y paciencia[28].
  1. Para que la participación comunitaria surja y crezca, es preciso  tomar como punto de partida y referencia permanente de la acción las necesidades e intereses sentidos por quienes forman la comunidad (o por las personas o grupos con quienes empezamos a trabajar en ella). No hay otro lugar del que partir: la realidad. [29]
  1. Para hacer posible la participación comunitaria es preciso potenciar las relaciones interpersonales, el conocimiento mutuo, la cohesión, lo relacional, los afectos, lo personal, lo subjetivo. Valorar la importancia de los grupos sociales y las redes naturales. El amor es una poderosa fuerza transformadora. La realidad la cambian las personas. Personas concretas cuya subjetividad, sentimientos, emociones, valores… son determinantes en cualquier proceso colectivo. Para que las personas cambien la realidad han de empezar por cambiar ellas mismas[30]. Olvidar esto es negar la realidad, negar la participación comunitaria, y negar el desarrollo de la comunidad[31].
  1. El desarrollo y sostenimiento de la participación comunitaria requiere buscar sistemáticamente la satisfacción, el disfrute, utilizar el juego, el humor, la poesía, la música…[32] Nos tiene que gustar lo que hacemos para mejorar la realidad. La creatividad y la imaginación son, y han sido siempre, herramientas poderosas para cambiar el mundo.
  1. Impulsar la participación comunitaria requiere no suplir nunca la iniciativa de la gente, no hacer nunca por las personas lo que puedan hacer por si mismas, incluida la toma de decisiones. Ello significa que la persona promotora ha de difuminarse progresivamente, hasta desaparecer. Y ha de evitar paternalismos o mesianismos. Solo vale un compromiso basado en el respeto a los grupos, a la comunidad, a su condición de personas adultas, a su propia búsqueda individual y colectiva.
  1. El conflicto es parte sustantiva de la realidad[33], y parte fundamental del proceso de participación comunitaria. Negarlo, sofocarlo, huir de él, es estéril, es una forma de resistirse al cambio y la transformación, de combatirlos. El problema no es el conflicto, sino la forma de abordarlo y resolverlo. Es necesario aprovechar el conflicto como fuente de aprendizaje, utilizarlo para aprender, para buscar alternativas y nuevas soluciones a los viejos y nuevos problemas y necesidades.
  1. Para que la participación comunitaria sea sostenida y sostenible, es necesario apoyar(se) siempre (en) las capacidades y potencialidades de la comunidad, de sus miembros individuales, de sus grupos y sectores, potenciarlas, explotar los recursos y capacidades naturales, y los emergentes. Trabajar particularmente con/desde/a través de las personas líderes naturales y multiplicadoras de la propia comunidad. Trabajar por la autonomía de la comunidad, de sus grupos y sectores[34].
  1. En la participación comunitaria es preciso aprender a participar HACIENDO, favorecer las iniciativas, los pequeños proyectos, la realización de los sueños, las pequeñas y grandes acciones, garantizar que cada cual tiene (y sabe y comprende) una tarea concreta que hacer, por sencilla que sea.
  1. Para promover la participación comunitaria es necesario utilizar los lenguajes, los códigos, los símbolos, las imágenes, las referencias, los ejemplos, las señas de identidad y formas de expresión cultural y comunicación propias de cada comunidad. Moverse siempre dentro del universo conceptual y el imaginario de la gente (no pretender que hagan suyos los nuestros). Utilizar distintos lenguajes. Diversidad, alternancia. Combatir la rutina. Mantener la a-“tensión”.
  1. Es esencial, en el proceso de la participación comunitaria, primar, en todos los momentos y niveles, la comunicación, en todas las direcciones (entre dirigentes, entre dirigentes y bases, entre bases y dirigentes, entre las bases, entre los miembros del grupo, entre grupos, entre grupos y comunidad, entre comunidades…)[35]. Ejercitar (especialmente las personas promotoras de la participación) la ESCUCHA y la observación activas. Utilizar, de forma sistemática, la Pedagogía de la Pregunta.[36]
  1. En los procesos de participación comunitaria es necesario plantear objetivos para el éxito. Reconocer, visualizar y celebrar[37] los logros, los éxitos de la comunidad (no de las personas promotoras). (Tampoco engordar, adornar, halagar, dar coba, mentir, mentirse, falsear[38]…).
  1. En la participación comunitaria es fundamental atender a los logros, a los resultados concretos -materiales y espirituales-, pero no de cualquier forma. Poner el acento de la mirada en el proceso, en el COMO (lo cualitativo frente a lo cuantitativo). Atender al crecimiento y el avance del proceso de participación (motivación, formación y organización[39]) de la comunidad y cada uno de sus grupos y sectores.
  1. La construcción de la participación comunitaria requiere, permanentemente, evaluar, auto-evaluar, aprender de los aciertos y los errores (los errores son excelentes motores de aprendizaje). Convertir el proceso, la experiencia de la participación, en la principal fuente de aprendizaje colectivo[40].
  1. Durante el proceso de promoción y construcción de la participación comunitaria, en todos los momentos, de todas las formas posibles, es preciso interrelacionar los micro-procesos, crear redes, generar sinergias[41], favorecer la comunicación y el intercambio de experiencias entre grupos[42], sectores, comunidades, provincias, naciones… sumar fuerzas [43].
  1. Para promover la participación comunitaria es preciso cuidar (las personas promotoras) la coherencia entre nuestro discurso y nuestra práctica (también en nuestra práctica organizativa interna). Eso tiene que ver con nuestra capacidad de aprender de lo que hacemos (nuestra capacidad de reconocer los aciertos y los errores). Y tiene que ver, sobre todo, con la “ejemplaridad”, que es un valor ético fundamental[44].
  1. Una última (¿?) provocación (por ahora) para la participación comunitaria: la de las Nuevas Tecnologías de la Comunicación.¿Cómo hacer accesibles las herramientas tecnológicas necesarias a la comunidad?[45] ¿Como convertirlas en instrumentos de/para la participación?¿Cómo utilizarlas adecuadamente, en coherencia con las anteriores provocaciones?[46]. El tema tiene hoy tanta importancia que tendremos que hacernos inevitablemente estas preguntas en cualquier proceso de participación comunitaria.

Fernando de la Riva.
Colectivo de Educación para la Participación, CRAC
Santiago de Cuba 2001-Cádiz 2012


[1] Se trata de una lista provisional, abierta, caótica… Ahora son 25 las provocaciones, pero mañana… ¿quién sabe? La idea es que otras personas reaccionen a este intento de sistematizar y problematizar, en unos cuantos ejes o temas, las cuestiones fundamentales de la “metodología” de la participación comunitaria. Así que… a reaccionar, amigos y amigas.

[2] Provocar: “incitar a hacer algo”. ¿Esa es nuestra misión, nuestra tarea, no?

[3] Estas “incitaciones” van dirigidas a quienes, desde la Animación Sociocultural, la Educación Popular, el Desarrollo Comunitario, la Educación Social, el Trabajo Social, la Promoción Cultural… (y todas las demás “disciplinas” que seamos capaces de inventar, incluida la Acción Política), se encuentran en su práctica -antes o después- con la necesidad de la participación comunitaria. Y, si no se la encuentran, es que algo está fallando ¿No?

[4] Para no complicarnos las cosas, hablamos de la “Comunidad” como “la población que vive en un mismo territorio físico y/o cultural” (a veces, una “comunidad”, un grupo o un sector de ella, podrá identificarse mejor en función de factores culturales que geográfico-físicos). Echadle un vistazo a lo que ha escrito y sigue escribiendo Marco Marchioni sobre su experiencia de trabajo en la comunidad.

[5] Ver, mucho más a fondo, “Democracia Radical”, concepto muy reciente, y revisar el de “Democracia Participativa”.

[6] Concepto superador aportado (o utilizado) por Orlando Fals Borda. Los sentimientos, las emociones, como categoría sociológica que no pueden faltar en el análisis.

[7] Definición de “Sujeto” (“piensa, dice y hace por si mismo”) oída a Ignacio Fernández de Castro

[8] Y en armonía con la Naturaleza, habría que añadir.

[9] Creemos en ello, y trabajamos por ello. Trabajamos en la construcción de esa utopía.

[10] Ver mucho más a fondo, la reflexión creciente sobre “Capital Social” en Adela Cortina, Robert D. Putnam.

[11] Es un medio “oportuno” porque responde a las necesidades del momento histórico, a la existencia de una comunidad social, una sociedad apática, desestructurada, adormecida por las promesas y los efectos del neoliberalismo y por el fracaso del “socialismo real”. Paradoja: por distintos caminos, en distintos contextos, hemos llegado a los mismos resultados.

[12] Sobre la Revolución Etica, ver a fondo, Carlos Núñez, Dalai Lama, Fernando Savater, José Antonio Marina, y otros muchos, que cada día suman sus voces a esta llamada.

[13] Las empresas multinacionales ya han descubierto las ventajas –en términos de eficacia- de la participación y el trabajo en equipo frente a los modelos verticales y autoritarios (aunque reserven para unos pocos las decisiones fundamentales, como el reparto de los beneficios). Falta saber que van a hacer con la participación (ya sabemos lo que dicen) los movimientos sociales y la izquierda en general.

[14] Parece difícil participar mientras se duerme, aunque puede ser interesante explorar y experimentar en esta dirección, pero, decididamente, no pueden considerarse “participación” las siestas que echamos en algunas reuniones, por ejemplo.

[15] ¿Es posible la “no participación”? ¿La inhibición no es una forma de tomar parte, de tomar partido o postura? (Echarle un vistazo a la “no neutralidad” de Paulo Freire).

[16] En Cádiz, por ejemplo, el Carnaval, la Semana Santa, el Fútbol, el “chapú” y la supervivencia diaria, etc. Tal vez, lo que queremos decir –cuando nos quejamos- es que “la gente de la comunidad no participa en lo que a NOSOTROS nos parece necesario e interesante”. ¿El problema está en nosotros, y nosotros sin saberlo?

[17] Sobre los factores, externos e internos, que influyen en la motivación hemos hablado muchas veces, en otros textos. No nos enrollemos.

[18] Esto del aprendizaje permanente, clave fundamental de los procesos de participación comunitaria, es lo que nos permite hablar, en mi opinión, de Educación Popular.

[19] Sería bueno saber por donde ha ido el debate que, hace años, se planteaba en América Latina, y en el ámbito de la Educación Popular en particular, sobre el “poder popular” y su construcción. Sería muy interesante saber también como ha ido reconstruyéndose el concepto de “poder”, a cuenta de la reflexión sobre el famoso “empowerment”, traducido como “empoderamiento” (que me suena fatal). ¿El poder se “construye” desde la base social o se “toma” de los de arriba? ¿En todo caso, serviría de algo “tomarlo” arriba, si no somos capaces de “construirlo” abajo? El problema está -antes, durante y después- en la “construcción del poder” en la comunidad.

[20] En este punto del PODER es donde esto de la “participación comunitaria” encuentra sus límites y las mayores resistencias “externas”. A nadie, a ninguna estructura de poder, a ningún gobierno, a ningún nivel… le gusta compartir el Poder, las decisiones, la disponibilidad de los recursos… todos tienden a concentrarlo y acumularlo. Esta es una tendencia general, más allá de los discursos, que se produce en lo micro y en lo macro. Hemos de remitirnos al “cambio de las personas”  -¿La Revolución Etica?- como condición del cambio de estructuras y del cambio social.

[21] Saúl Alinsky llega a decir: “Primero la organización, después el programa.” ¿Se trata de una exageración o es el reflejo de la importancia de lo organizativo? Sobre la Organización, y en particular sobre la Organización Comunitaria, sus formas, sus modelos, sus procesos, sus metodologías, cabe reflexionar, sistematizar, contrastar, investigar, escribir mucho más. (¿Quién nos “provocará”?) Aquí, en lo organizativo, está una de las claves de la participación comunitaria. Con frecuencia, los Movimientos Sociales, las asociaciones, los colectivos y organizaciones populares, han centrado su atención en la consecución del objetivo, descuidando lo organizativo, que parecía meramente una cuestión funcional, y olvidando que –precisamente- se trataba de una condición necesaria para poder alcanzar el objetivo. ¿Cómo organizarse de forma eficaz, sin perder la coherencia con los valores que decimos defender: libertad, igualdad, solidaridad, participación, cooperación, trabajo de equipo, cambio, transformación, aprendizaje, búsqueda, sinergias, mestizaje…?

[22] No confundir: hablamos de la organización participativa, la que se construye para facilitar la participación, no para dificultarla, manipularla o impedirla (ver “Burrocracia”).

[23] Es una relación como la del baile, el tango, por ejemplo: hay que mover varias partes del cuerpo a la vez, siguiendo el ritmo de la música, al mismo tiempo que la compañera o  el compañero de baile, conjuntando los movimientos de ambos, sin una pauta fija y estricta, cambiando de movimientos y ritmos según cambia la música, poniendo en ello los 5 sentidos, todo el sentimiento y la emoción que la música nos transmite. No es fácil, pero se logra con un poco de sensibilidad, mucha escucha y, sobre todo, con la práctica.

[24] Hecho (la diversidad humana) sobre el que no caben “juicios morales” (bueno o malo), como sobre las diferencias de color, edad, sexo, clima, contexto, etc. En todo caso, cabe reconocerlo como una potencialidad, una riqueza, una oportunidad para la creatividad y el mestizaje.

[25] El “aprendizaje de la participación” es una asignatura fundamental pendiente. Ni en la familia –en términos generales- ni en la escuela –en términos más generales aún-, ni en la práctica social, cultural, política, etc. –generalizando a tope- se desarrolla adecuadamente este aprendizaje. Con frecuencia, el aprendizaje común es de “contravalores”  y actitudes viciadas que dificultan la participación (inhibición, delegación, subordinación, pérdida o sometimiento del espíritu crítico, falta de cuestionamiento, etc.). Hay por tanto dos tareas pendientes: el “desaprendizaje” de valores y hábitos contra-participativos, y el “aprendizaje de la participación”. Pero… ¿dónde realizar ese aprendizaje? El Desarrollo Comunitario debe ser una escuela de participación.

[26] Esta “integralidad” abarca toda la vida de la comunidad, que es una sola, contradictoria y compleja pero una, en la que se integran aspectos culturales, económicos, sociales, políticos, de salud, de vivienda, de educación, de… todo. Se entre por donde se entre a la vida de la comunidad, se encuentra la integralidad. Otra cosa es que nos hagamos los tontos y miremos para otro lado.

[27] Hemos comparado a menudo el proceso de construcción de la participación comunitaria con el maratón, frente a las carreras de velocidad (100 metros lisos, por ejemplo) que requieren una fuerte “explosión” física que ha de mantenerse a tope durante poco tiempo. En el matatón -como en el proceso de participación comunitaria- se trata de “resistencia”, de graduar el esfuerzo y mantener el ritmo durante mucho tiempo.

[28] A Franco, el dictador, se le atribuye una famosa frase: “sin prisa pero sin pausa”, que nos viene bien para representar lo que queremos decir. Para ese mismo fin, también nos vendrá bien un repaso al I Ching, el milenario “Libro de los Cambios” chino, que nos avisa permanentemente de la importancia de la perseverancia, la paciencia, la humildad, la fuerza de lo pequeño… Tampoco nos vendrá mal recurrir al poeta, en este caso Antonio Colinas, cuando nos dice: “lo importante es sembrar”.

[29] Esas necesidades e intereses pueden no coincidir con nuestro “análisis y diagnóstico de necesidades”, pero si queremos que en algún momento quienes forman la comunidad lleguen a identificar por si mismos esas otras necesidades o intereses más “importantes” (siempre desde nuestra perspectiva discutible) habremos de partir desde los que, aquí y ahora, la gente de la comunidad siente como propios.

[30] Otra cita pendiente: la espiritualidad oriental, su sentido de la relación entre lo individual y lo global, su atención al interior, al “centro”, como núcleo de transformación, su sentido de la compasión (nada que ver con el nuestro), su sentido del tiempo… Desde esta espiritualidad (Osho, por ejemplo) se nos critica a los “occidentales” (también a los “revolucionarios occidentales”) nuestra excesiva atención a lo periférico, a lo exterior, y nuestra desatención a lo interior, a la transformación personal, como si fueran dos cosas distintas.

[31] Humberto Miranda, me envía una cita de Carlos Marx en la que dice: “en el vortice de este mundo la amistad es la única cosa importante en el plano personal”. Hasta el difunto Marx sabía de la importancia de la subjetividad.

[32] Saúl Alinsky avisa de que cualquier táctica que no sea satisfactoria o no produzca alguna forma de disfrute para quienes han de participar en ella, será un fracaso. Eso nos lleva a investigar (¿experimentalmente?) por los intrincados caminos de la satisfacción y el disfrute, individual y colectivo.

[33] Saúl Alinsky dice: “No hay cambio sin conflicto.” Pero, el miedo al conflicto es una constante en las personas, en las organizaciones, en los dirigentes, en los gobiernos…

[34] De nuevo, el famoso “empoderamiento” y la autonomía. Paulo Freire llamó a su último libro: “Pedagogía de la Autonomía”, como señalando que ésta es el fin último de cualquier proceso de aprendizaje, el mar donde se han de juntar todos los ríos.

[35] Mario Kaplún es un ejemplo de un educador popular, un promotor de la participación comunitaria que descubrió pronto la importancia decisiva de la comunicación en estos procesos, hasta el punto de que, a menudo, es difícil diferenciar los procesos de promoción participativa de los de comunicación popular.

[36] Sobre Pedagogía de la Pegunta, consultar desde Sócrates a Paulo Freire. A pesar de tan extensa bibliografía, parece que ésta también es una asignatura pendiente.

[37] Necesitamos traer una “cultura de la celebración” a la participación comunitaria, a las organizaciones sociales (probablemente ésta sea una de las propuestas metodológicas más fáciles y mejor aceptadas), frente a la “cultura de la militancia y el sacrificio” –de raíces netamente judeocristianas- de la que provienen nuestros viejos modelos organizativos. Vendría bien releer a Paul Lafargue, “El Derecho a la Pereza”, para no olvidar que el objetivo de la transformación social es siempre la felicidad y, añadimos, no cabe aplazarla (la felicidad) a cuenta de nada, de ninguna promesa futura, por lo que es preciso intentar encontrarla aquí y ahora, mientras vamos caminando, mientras la construimos.

[38] Ver “paternalismo” y “protagonismo” (de las personas promotoras). A menudo confundimos la información (sobre nuestros procesos, sobre nuestras prácticas) con la propaganda. Al final, lo que buscamos satisfacer, fundamentalmente, es nuestro ego.

[39] Los niveles de organización de la comunidad (autoorganización) y el estado de salud, la vitalidad participativa de sus organizaciones son fácilmente observables, como indicadores de evaluación de los procesos.

[40] Eso no significa “mirarse el ombligo” permanentemente, pero no creemos perjudicial la práctica periódica y regular de este ejercicio individual y colectivo: evita la aparición de barriga y la acumulación de polvo en ese íntimo rincón del cuerpo (individual y colectivo).

[41] A estas alturas está muy claro lo que plantea la “Teoría General de Sistemas”: son más fuertes las organizaciones, los sistemas que están más y mejor conectados con su exterior, con otras organizaciones y sistemas. Por el contrario, quienes viven cerrados sobre si mismos tienden a enquistarse y morir.

[42] El intercambio de experiencias entre grupos cumple, al menos, dos funciones: obliga a “contar” la propia experiencia (y por lo tanto a reflexionar sobre ella), y permite aprender de la otra experiencia y de su comparación con la propia. Todo son ventajas.

[43] Un tema sobre el que decididamente hemos de volver una y otra vez es sobre el “mestizaje”. Pienso que es una cuestión de la mayor actualidad: ¿cómo construir un pensamiento, una expresión y una acción que sean “mestizos”, para vivir en un mundo y un futuro “mestizos”?

[44] Dime lo que haces y cómo lo haces, no me digas lo que dices. O, también: “para tener la boca grande, es preciso tener el culo limpio.”

[45] También en el llamado “Tercer Mundo”, o en el Sur, o en la Periferia. Algunas experiencias merecen atención, como la de Mohamed Yunus y el Banco de los Pobres en Bangladesh.

[46] Esta “rama”  tecno-metodológica del árbol de la participación comunitaria nos lleva muy lejos, y requiere un tratamiento específico ¿Cuándo?

Sobre Ciudades, de la smart a la social. O como recuperar la plaza

Una vuelta más. Simple y breve. http://www.tendencias21.net/branding/De-smart-city-a-social-city_a63.html La planificación de las ciudades ha de considerar prioridades sociales.

 El economista de la Universidad de Harvard, Ed Glaeser, dice que “las ciudades son el mayor invento de la humanidad” y agrega “sino también nuestra mejor esperanza para el futuro”. Glaeser remata argumentando que “gran parte de lo que la humanidad ha alcanzado en los últimos tres milenios ha salido de las creaciones notables de colaboración que van saliendo de las ciudades. Somos una especie social”. Somos animales sociales viviendo en entornos que deben repensarse, readaptarse. Evolucionar.
Smart Cities

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), en el año 1950, una de cada tres personas vivía en áreas urbanas. La institución calcula que hoy, más de la mitad de la población vive en ciudades, en 2030, esta cifra ascenderá al 60% y en 2050, podría suponer hasta un 75%.

Las ciudades ya son el epicentro del planeta y de su correcta planificación dependerá el futuro de la humanidad. Ya son casi dos millones de inmensos collages que crecen, se vuelven más heterogéneos y poseen un engranaje muy difícil de articular. En este contexto, el inminente reto es personalizar un entorno cada vez más impersonal y naturalizar una vida que tiende al artificio. Por eso, los nuevos modelos de smart cities o ciudades inteligentes promueven los postulados de sostenibilidad, tecnología, vanguardia, conectividad, desarrollo, eficiencia y bienestar.

A grandes rasgos, podemos considerar smart cities a aquellas ciudades que apuestan por la innovación en cuatro niveles: en primer lugar, en sus infraestructuras, fundamentalmente en las que tienen relación con los servicios públicos; en el desarrollo económico y humano sostenible, mediante una gestión de los recursos naturales respetuosa y eficaz; en la mejora de la calidad de vida; y, por último, en la relación hacia y entre sus ciudadanos, a través de una administración basada en la participación.

Además, una verdadera ciudad inteligente debería ser capaz de obtener un ahorro con el que atender nuevas necesidades y seguir invirtiendo en desarrollo.

En el mundo existen ya numerosas propuestas de smart cities. Algunas de nueva creación, como la coreana de New Songdo, al oeste de Seúl, que tiene el objetivo de transformarse en un referente internacional en el ámbito de los negocios. Se calcula que su precio ascenderá a los 35.000 millones de dólares. En el polo opuesto, encontramos a Viena, un claro ejemplo de reinvención a todos los niveles. El experto estadounidense Boyd Cohen considera que es uno de los ejemplos modélicos internacionales de calidad de vida urbana.

España no vive de espaldas a esta nueva realidad y cuenta con varios ejemplos de iniciativas que han apostado por el concepto de smart city. La consultora IDC acaba de publicar un informe sobre esta materia en el que establece un ranking de las ciudades que lideran esta tendencia: Barcelona, Santander, Madrid, Málaga y Bilbao.

De smart city a social city.
Social Citiies

Sin embargo, en estas grandes ciudades, más allá del progreso, la preservación del medio ambiente, la llegada de la e-administración, la eficacia y el desarrollo cultural, existen ciertas consecuencias sociales, tal vez no tan deseadas. Se ha perdido la cercanía que proporcionaba la plaza del pueblo, las puertas abiertas a pie de calle, la conexión innata en el seno de las áreas rurales.

En este sentido, si el objetivo es mejorar la relación que las ciudades mantienen con sus ciudadanos, además de ser las más innovadoras, las más tecnológicas, las más eco-eficientes, las administraciones deberían ser también las más sociales, las más participativas, las más interconectadas. De lo contrario, se podría perder de vista su principal objetivo: el bienestar de todos sus habitantes.

En este caso, podríamos proponer el concepto de social cities como complementario del de smart cities. Al fin y al cabo, son los ciudadanos quienes configuran la personalidad de un núcleo de población, los que construyen un carácter único y contribuyen de forma determinante a crear cada ciudad.

Andy Stalman

Innovar es En-Red-Dar: Claves del “Practicum”

Pues si habla de innovación dentro de las empresas. Pero al fin y al cabo, las empresas son órganos, grupos de personas que se relacionan en busca de un fín. En el texto que copio a continuación se habla de como tranformar la organización para que sea capaz de crear y generar innovación:

http://humanbeingelblogdeandresortega.wordpress.com/2012/10/16/innovar-es-en-red-dar-claves-del-practicum/

Innovar es En-Red-Dar: Claves del “Practicum”

Los términos innovación y red están de moda. La combinación de ambos da la sensación de ser el bálsamo de fierabrás del panorama económico-empresarial, al menos, lo parece a tenor de la cantidad de artículos y publicaciones que aparecen a diario al respecto.

Más allá de haberse convertido en “Trend topic”, lo cierto es que ambos conceptos tanto hibridados como por separado van a jugar un papel determinante en la gestión integral y de personas en particular en la Organización del S.XXI.

La innovación es el Startgate a una nueva dimensión. Es la clave para la evolución organizativa y de cualquier modelo de negocio. En el entorno macroeconómico más volátil que se ha conocido, las organizaciones necesitan evolucionar a través de la innovación, de la experimentación constante.

La red en la acepción más amplia del término representa el entorno en el que la innovación tendrá lugar. La red es virtual y real. La red son ideas y vínculos. La red representa el caldo de cultivo natural de la inteligencia colectiva conectada.

Pese a lo sexy que resulta la hibridación de ambos conceptos, todavía son pocas las organizaciones que llevan a la práctica las ideas que adornan sus presentaciones corporativas dónde se ensalzan innovación y red-colectividad como baluartes y pilares de la cultura organizativa. En la mayoría de casos… fanfarroneamos sobre lo cool y progre que es nuestra Organización en materia de innovación y Redarquia a través de un puñado de “best practices”, pero probablemente nuestra realidad siga delimitada por job descriptions, evaluaciones exhaustivas de puestos traducidas en job levels e infinidad de procedimientos y procesos de toda índole…

Abandonemos la retórica, seamos claros y no juguemos al autoengaño ni como profesionales ni como Organización.

Innovar es vital, hacerlo en red esencial, pero para ello hay que tener claros algunos aspectos:

1.- Dos no innovan si uno no quiere. Un millón de ideas no sirven para nada si no existen los mecanismos adecuados para analizarlas y poder estudiar la viabilidad de su puesta en práctica.

2.- El paso de la jerarquía a la Redarquía como paraíso natural de la innovación requiere tiempo. Una organización no innova por arte de birlíbirloque. Cada empresa en función de su industria, tamaño, y en la medida en que le apriete la horma del zapato empleará más o menos tiempo en prepararse para innovar de verdad, más allá de sus presentaciones corporativistas.

3.- Es preciso desburocratizar la organización. El numero y complejidad de los procesos y procedimientos existentes es directamente proporcional a la dificultad de arraigo de una cultura innovadora. Así que, si realmente existe voluntad de innovar, primero habrá que simplificar el grado de burocratización bajo el que trabajamos.

4.- Modificar las estructuras piramidales tradicionales es probablemente el punto de partida. Antes de ponerse manos a la innovación, es preferible revisar la configuración de nuestra estructura organizativa La innovación no es viable en estructuras organizativas rígidas y encorsetadas. ¿Está la organización, y nosotros mismos, dispuestos a modificar la estructura con todas sus consecuencias?

5.- La mayoría de empresas siguen teniendo estructuras tradicionales, por lo que, el impulsor de la innovación es el Líder de la estructura tradicional; hasta que este no esté plenamente convencido, no será posible impulsar y poner en práctica una cultura pro-innovación. Puede que haya células innovadoras dispersas…pero sin el “beneplácito” del líder no podrán despegar… Curiosamente el Líder que abra la puerta a la colaboración y la innovación, estará asumiendo al mismo tiempo que su Liderazgo se diluirá con el paso del tiempo… uno de los aspectos más claves.

6.- Primera y crucial derivada del punto previo. Un Liderazgo tradicional nunca impulsará una cultura de innovación y de colaboración en red. Urge analizar el estilo de liderazgo vigente en la Organización y, en todo caso, trabajar en la evolución del mismo- si es que ya se ha tomando consciencia – Sin el liderazgo adecuado no hay paraíso de innovación.

7.- No se innova ni se fomenta la colaboración por imperativo legal, sino por convicción. Antes de invitar a innovar hay que preparar el estado mental de la organización y sus integrantes. En otras palabras, puede que esto implique dinamitar los pilares culturales o la estructura de valores de la empresa.

8.- Trabajar en red no es trabajar por proyectos o tener equipos dispersos geográficamente obligados a colaborar en remoto por necesidades del guión. Puede que tengamos equipos que lleven trabajando por proyectos y en remoto durante años pero que no hayan compartido ni un ápice de su conocimiento. Imprescindible revisar como se producen sus conversaciones y como fluye el conocimiento entre ellos. Presumiblemente habrá que desatascar las tuberías de prejuicios…

9.- El concepto Red no requiere “mandos” o Managers sino conectores, “networkers”. Aspecto que guarda estrecha relación con el Liderazgo necesario para impulsar una cultura innovadora.

10.- Una cultura colaborativa implica compartir. Si no existe una clara convicción sobre la necesidad de compartir conocimiento, ideas y experiencias es poco probable que se creen espacios colaborativos donde se aglutine la llamada inteligencia colectiva. En-RED-Dar requiere inculcar previamente los valores necesarios. Hay que difuminar la cultura del egoísmo antes de empezar a hablar de Redarquía.

Personalmente considero que son varios los actores que juegan un papel determinante para que podamos afirmar que Innovar es En-Red-Dar… y aunque no le corresponde el rol de llanero solitario el profesional del área de Gestión de personas, también llamada Recursos Humanos, tiene mucho que decir y hacer al respecto, pero este asunto forma parte de un “expediente X” que abordaré en otro artículo.

Vuelve a revisar las presentaciones corporativas que circulan en tu organización… y piensa en términos de Practicum … queda mucho trabajo por hacer…pero ¿no os parece apasionante?

Si el movimiento se demuestra andando… de la misma manera, la innovación se demuestra innovando… y por analogía, una cultura de trabajo en red se desarrolla “en-red-dando”

Con este espíritu de innovación y colaboración, el pasado miércoles 10 de Octubre en el primer evento Eats&Twitts Day sobre el Talento y RRHH, Santiago Garcia (@Santi_Garcia), Alicia Pomares (@AliciaPomares) y un servidor decidimos innovar, desarrollando la primera mesa “Red-Onda”… sin mesa J. Asumimos que no podíamos hablar de la Organización 2.0 bajo un formato convencional por lo que decidimos “provocar” una conversación a tres que se distribuyese tanto en la red presencial como en la virtual en tiempo real. El debate sobre la Organización y el Liderazgo 2.0 y el papel que le corresponde a la función de Gestión de Personas en este escenario, fue, sin duda, la temática más adecuada.

Os dejo la crónica elaborada por Santiago Garcia sobre el evento en su blog En el Eats&Twitts Day sobre Talento y RRHH. Blog de Santi Garcia y la innovadora y diferente crónica del evento elaborada por Mónica Fernández (@newwayie) Crónica de un enganche anunciado #Eatsandtwittsday

También encontraréis alguna noticia al respecto en los siguientes medios

Equipos y Talento: La gestión 2.0 de personas revoluciona la organización empresarial

RRHH Digital: Recusos Humanos busca talento en las redes sociales

Identidad, participación y la Escuela Deportiva Relámpago de Pan Bendito

En estas cosas de ir buscando material perdido que he ido escribiendo, me encontré con una pequeña historia de mis años trabajando en Pan Bendito, y del cómo se recuperó la antigua Escuela Deportiva, desde las ganas y la implicación de la propia gente del barrio. Un equipo que no era (y es, pues todavía siguen resistiendo 4 años después algunos de los equipos buscándose la vida, con la esponsorización de los comercios de la zona).

El texto está escrito en lógica de claves históricas:

Informe de la Escuela deportiva en Pan Bendito.

Desde el origen de la implantación del SDV en Pan Bendito en el año 2005, se entendió que era básico el trabajo con menores (siendo una de los propulsores de la Mesa del Menor de Pan Bendito), siendo prioritario el trabajo con estos en cuatro vertientes:

  1. Trabajo sobre el tiempo ocioso de los menores, ofreciendo alternativas de ocio saludable, a la vez que un espacio de encuentro, en el que durante unas horas determinadas a la semana, recogía a dichos menores de la intemperie de la calle y de momentos ociosos que generaban en su deriva quejas del vecindario por cuestiones de convivencia, a un entorno donde se promovía valores como el respeto y las relaciones grupales, donde las acciones de “uno” beneficiaban o perjudicaban al “otro” con el que además se compartían espacios e identidad.
  2. Acompañamiento en el traslado hacia la vida adulta de los menores del barrio. De tal forma, que generando un espacio de confianza, se pudiera trabajar en aquellas cuestiones paralelas al deporte (educación, inserción socio-laboral, salud, etc…) en el mismo momento que dicho menor demandara apoyo.
  3. Promoción y gestión en positivo de las inquietudes de la población del barrio, trabajando desde la lógica de la ruptura de la autopercepción negativa del barrio, en el cual “ nada se puede hacer para mejorarlo”. Imagen que además se traslada hacia fuera, reforzando la imagen gueto del mismo.
  4. Trabajo sobre le buen uso a través de diferentes actuaciones sobre las nuevas Instalaciones Base, recuperadas en la Avda. de los Poblados. Donde además a través de los entrenamientos, torneos 3×3, partidos, etc… se fomentaba el uso respetuoso y además la identidad del barrio con este espacio, situado fuera de los límites imaginarios que la población tiene de su barrio.

El proyecto en origen, se desarrollaba dentro del marco del Plan de Convivencia de Pan Bendito, gestionando por Por Igual Soc Coop. En coordinación directa, a través de sus monitoras, tanto con la Asociación de Vecinos Guernica de Pan Bendito, como con el SDV, con el cual además se colaboraba y derivaban casos.

Sin embargo en verano del 2008, desde la Junta Municipal se decide prescindir de dicho proyecto, lo que lleva a la frustración de muchos de esos menores, así como de población juvenil adulta, que ya demandaban el apoyo para formar parte de un proyecto deportivo.

Tras esta situación, y trasladando la solución a la propia población del barrio, se decide de manera conjunta entre el SDV (con el presupuesto que se gestiona) y la AV Guernica de Pan Bendito, lanzar el proyecto adelante. Sin embargo en esta situación dando un salto cualitativo: “Si es posible sacar adelante la Escuela deportiva, es a través de la colaboración directa y voluntaria de la población del barrio”. Así se llega a un acuerdo con el equipo senior del barrio (aquellos que demandaban la participación en el proyecto, y además referentes de los menores de la escuela y del barrio) por el cual se les subvencionaba las equipaciones y la inscripción en la liga municipal si se hacían cargo de llevar a los otros tres equipos de los menores del barrio (Alevín, infantil y juvenil), entrenándolos, llevándolos a los partidos, etc…

El desborde de la situación fue algo que nos superó, teniendo que abrir entrenamientos a la incorporación de nuevos chavales, así como gestionar las demandas de participación, y conteniéndolas, hasta el siguiente curso lectivo, de manera que derivaran en acciones y discursos propositivos y de mejora, del cual saliera favorecido el propio barrio; tanto en la lógica de mejora de la identidad, como en la de generar un espacio de red de vecinos conjuntados por un mismo fin.

Tras esta solución nos dimos cuenta del potencial que tenía aquello que acabábamos de conseguir, dado que por una lado llevábamos adelante una Escuela Deportiva con el esfuerzo de la población del barrio que había intervenido de forma directa en la solución de su situación, y donde además, con el fin de que fuera la plataforma de lanzamiento para la recuperación de la antigua Escuela Deportiva Relámpago de Pan Bendito, decidimos que no había mejor publicidad que los jugadores tuvieran un chándal inscrito con el nombre de la Escuela y ellos paseando por el barrio y por el colegio (en esta época Guernica de Pan Bendito).

 

El potencial del proyecto además se vio reforzado por el triunfo en las ligan municipales del equipo Amateur y Juvenil (que además jugo la final del torneo interdistritos y torneo de primavera). Que hizo que se comentará con mayor insistencia en el barrio en el boca a boca, la existencia del equipo, y lo bueno que podía ser formar parte de él. Situación que benefició justo en el momento de la negociación del Plan de barrio, la consecución de nuevo de apoyo al proyecto, donde debido a los logros alcanzados, y sobre todo la demanda de alrededor de 200 personas directas para formar parte de la Escuela Deportiva, hizo incontestable, la necesidad de apostar de nuevo por la recuperación de la antigua Agrupación Deportiva Relámpago de Pan Bendito (entidad que se ha recuperado además como una persona jurídica independiente, pero en relación directa con la Asociación de Vecinos.

Este hecho conseguido, por la interacción de varios factores: Incorporación de una cuantiosa partida dentro del presupuesto del plan de barrio, el trabajo voluntario de vecinos del barrio (principalmente gitanos), el apoyo logístico del SDV y de la propia Asociación de Vecinos, llevó a cabo la consecución de dicho proyecto que está concretado en la existencia de 10 equipos en las diferentes categoría:

  • De los cuales 3 juegan federados: el juvenil y 2 amateur. Que por otro lado cada vez que juegan en las Instalaciones de la Avda de los Poblados consiguen atraer alrededor de 100 personas del barrio que se hacercan a ver a sus equipos.
  • 6 Equipos de las categorías menores, cubriendo todas las categoría, que juegan en las ligas del ayuntamiento.
  • 1 equipo femenino, en categoría, infantil.
  • Todos los entrenadores (población adulta), así como los gestores administrativos del proyecto, son voluntarios

La mayoría de esto equipo, son formados por población principalmente gitana y merchera, aunque se ha visto en éste último proceso, que se ha abierto el espacio a población paya (incluso, aunque mínimamente, pero en correspondencia con el ratio del barrio de población migrante), de tal forma que además se está consiguiendo un espacio de convivencia entre sectores de dentro del barrio y alrededores, de población con roces históricos.

Tras todo esto, entendemos que el triunfo de dicho proceso, se ha visto asentado en la propia gestión de la demanda de personas individuales del barrio, donde para sacarla adelante se les hizo entender que era posible, si además de su propia demanda induvidual, trabajaban en pos de una demanda colectiva. Es decir, su equipo tenía cabida, si éste se enrolaba con la gestión y lanzamiento de otros equipos. Y que si esto se conseguía, además era posible concretar la demanda histórica de la recuperación del “Relámpago de Pan Bendito”. Desmanda ésta que sí que era generalizada en el barrio. Y que es notable por la cantidad de conversaciones, expectativas, e inquietudes que ha generado en el barrio.

Paralelamente a esto, dicha consecución está facilitando la ruptura del barrio-gueto. Debido a la imagen que se está ofreciendo del barrio fuera del entorno: en su mayoría positiva y que está sorprendiendo a gran parte de árbitros y equipos. Tanto cuando salen a jugar los equipos, como cuando los partidos se juegan en los campos de Avda de los Poblados.