Mediación y Coaching como herramienta Comunitaria

Hoy rebuscando por internet me encontré este texto en un blog, donde se mezclaban experiencias y prácticas muy comunes. Mediación, lo Comunitario, el coaching, lo relacional…

Y la verdad, cuando las cosas están bien escritas, metáforas incluidas, lo mejor es leerlas y compartirlas.

La gestión del conflicto es un proceso en el cual se capacita para el manejo de las habilidades para la resolución de conflictos que pueden y deben ejercitarse en comunica-acción entre los actores de la comunidad.

En los proyectos de participación ciudadana, los integrantes de la comunidad, mediante la implicación en procesos de convivencia potencian sus propios recursos y enriquecerán su actividades cotidianas, en las cuales, además de dar prioridad a sus interés personales suman sinergias a un proyecto de ciudadanía común.

Por eso es necesario recrear las condiciones donde se puedan CREARpuntos de encuentro donde; Comprender, Reconocer, Expresar, Acordar y Resolver.

Seguir leyendo: https://arteycomunicacion.wordpress.com/2012/03/05/coaching-comunitario/amp/ 

Escuela Vecinal: taller sobre objetivos

La Escuela Vecinal de la FRAVM que vio la luz el pasado mes de noviembre, permanecerá abierta este verano, al menos de manera virtual. Para ello, su director y responsable de Formación de la FRAVM, Enrique Villalobos, ha elaborado un taller on line sobre diseño y redacción de objetivos para entidades vecinales.

La elaboración de objetivos lógicos y realistas es fundamental para el éxito de cualquier proyecto, pero las asociaciones vecinales no siempre son capaces de hacerlo adecuadamente o encuentran grandes dificultades para ello. Y eso, a pesar de que se trata de una labor imprescindible a la hora de diseñar planes de trabajo, programar actividades, presentar demandas a la administración o solicitar subvenciones y ayudas.

Para abordar la materia, Enrique Villalobos ha elaborado siete pequeñas piezas audiovisuales, que a modo de capítulos de un taller formativo conforman un didáctico tutorial. Junto a estos, Villalobos propone la realización de un cuaderno de ejercicios prácticos. Una propuesta amena y refrescante para este verano. El tutorial se divide en los siguientes capítulos, que puedes ver en nuestro canal de Youtube.

1. Presentación

2. Planificación

3. Qué son los objetivos

4. Cómo se formulan los objetivos

5. La escala de objetivos

6. Características imprescindibles

7. Redactando objetivos

Además, puedes descargarte el cuaderno de ejercicios prácticos en el siguiente enlace.

Con este taller, que ha sido publicado hoy, 12 de julio, la Escuela Vecinal de la FRAVM, cierra su primera temporada lectiva. En estos meses, en el marco de este proyecto piloto, la Federación ha organizado dos sesiones sobre el papel de las asociaciones vecinales en nuestros días, cuatro talleres de redes sociales y un foro-teatro sobre las relaciones humanas en el interior de los colectivos sociales. Tras la edición de los materiales que presentamos hoy, la Escuela retomará su actividad en septiembre, ya no como proyecto piloto sino como una de las áreas con mayor demanda de la FRAVM.

100 FORMAS DE ANIMAR GRUPOS: JUEGOS PARA USAR EN TALLERES, REUNIONES Y LA COMUNIDAD

Libro corto pero que nos puede sacar de un apuro. “100 Formas de Animar Grupos: Juegos para Usar en Talleres, Reuniones y la Comunidad” es parte de una series de recursos que la Alianza Internacional contra el VIH/SIDA está desarrollando para estimular la participación en la práctica. Es una compilación de técnicas de animación, rompehielos y juegos que pueden ser usados por cualquier persona que esté trabajando con un grupo de personas, ya sea en un taller, en una reunión o en la comunidad.
image

¿Por qué usar técnicas de animación?
Los facilitadores usan juegos por varias razones diferentes, inclusive para ayudar a que las personas se conozca unas a otras, incrementando los niveles de energía o entusiasmo, estimulando el desarrollo de equipos o haciendo que la gente piense sobre un problema en particular. Los juegos que ayudan a que las personas se conozcan entre sí y que ayudan a relajarse se llaman rompehielos. Cuando la gente se ve somnolienta o cansada, las técnicas de animación pueden ser usadas para hacer que la gente se mueva y para darles más entusiasmo. Otros juegos pueden ser usados para ayudar a pensar a las personas sobre problemas y puede ayudar a solucionar problemas que las personas puedan enfrentar cuando trabajan juntas. Los juegos también pueden ayudar a que la gente piense creativa y lateralmente. Esta guía incluye todos estos tipos diferentes de juegos – en ningún orden en particular – y los facilitadores pueden escoger aquellos que sean más apropiados para sus propósitos y contextos específico.

Descarga en la página de origen: http://gcumexico.ucoz.com/load/industrias_culturales_creativas/100_formas_de_animar_grupos_juegos_para_usar_en_talleres_reuniones_y_la_comunidad/9-1-0-4

Jugando al Común

Según la wikipedia: Se denomina bien comunal o procomún (de pro, provecho, y común) a un determinado ordenamiento institucional en el cual la propiedad está atribuida a un conjunto de personas en razón del lugar donde habitan y que tienen un régimen especial de enajenación y explotación. De esa forma, ninguna persona individual tiene un control exclusivo sobre el uso y la disposición de un recurso particular bajo el régimen de procomún.

Aquí se aprovecha el concepto como un planteamiento dirigido a los saberes, a las prácticas comunes desde experiencias diferentes, a la consecución de un logro compartido desde el intercambio metodológico, donde lo principal es el fin y construcción del común o comunes. Y entender que ese monte comunal, que habrá que mantener entre la comunidad, y que ya había sido sembrado, genera un beneficio que va más allá de quienes lo producen y de lo producido.

Sin embargo, en muchas ocasiones nos encontramos con formas externas de acciones egoistas, con planes ocultos individuales en proyectos colectivos, con preconcepciones no dialogadas ni puestas encima de la mesa lo que nos lleva a manejarnos en procesos no reales de construcción en común. Procesos que cada cual se los intenta llevar a su terreno (espacio donde se siente a gusto y con poder), imposibilitando el verdadero potencial de una construcción colectiva donde se trabaje en lógica suma-suma y gana-gana, para generar y superar focos de tensión y disputa. Aprovechando estos de manera creativa para vislumbrar salidas óptimas y con posibilidad de compartirlas.

Cabe no olvidar que para que se dé esa situación utópica, los poderes deben estar en planos similares de construcción y de respeto. Dónde cada cual nos situemos en una relación abierta a nuestros saberes, a ponerlos en riesgo y a construir desde nuestras dudas y miedos. Generando una horizontalidad desde la falta de seguridad que nos posibilita ese acercamiento creativo a la búsqueda de saberes y soluciones.

Esta dinámica se plantea como un juego doble.

– Entender el camino para llegar al conocimiento común y colaborativo. La lucha con nuestros egos, en unos pasos donde tenemos que salir de lo individual, para pensar en lo colectivo. Un cambio de focalización mucho más fácil si, exponemos que nuestra acción busca un logro fuera de nosotros y que tiene que ser ese objeto de acción, quien sea beneficiado.

– Entender que en ese camino, generamos un trabajo empático, que favorece cualquier proceso común que se vaya a caminar. Donde la misma práctica vivencial sostiene un escenario futuro basado en un proceso tejido en la confianza en el presente. Esta confianza se basa en haber sacado y dialogado los temas candentes, desde propuestas de mejoras, pero habiéndolos puesto encima de la mesa y asumiéndolos desde las partes como un común en cuya solución se genera una dialéctica que nos abren nuevos caminos.

tablero de juego

tablero de juego

¿CÓMO JUGAR?

RELLENAR EL MONTE COMÚN
Cada cual, desde los conocimientos y saberes individuales de cada personas. (se recomienda construir el monte y pegarlos)

AGRUPACIÓN POR  IGUALES:
Se dividen tantos grupos como saberes grupales haya. Según ámbitos, experiencias y se agrupen. Cada casa tendrá un color y un slogan.

CÓMO NOS VEMOS, CÓMO NOS VEN

1º Pintar la casa de manera grupal. Darle sentido a lo que se ha pintado.
2º Rellenar según leyenda cada cual su parte, sólo la casa, la nube y la flecha verde.
3º Rotar por las casas que no son propias y complementar la visiones

UN CAMINO LLENO DE DIFICULTADES
1º Construye el camino desde tu casa al monte común, debatiendo en tu grupo, los pasos que hay que dar a nivel emotivo. Se plantearán 3 pasos que nos hacen salir de nuestro grupo cerrado a colectivo. Cada paso tendrá una dificultad a trabajar propia del grupo y una ganancia.
2º Se hará el mismo proceso, pero ahora desde lo que se puede aportar desde cada grupo a nivel de saber y experiencia, con respecto al proyecto común.
3º Se pasará por los caminos de los otros grupos y se pondrán cruces en las flechas propias y ajenas (en plan juego). Cada cruz es algo en lo que no se está de acuerdo o que no se entiende

PUENTES CONVINCENTES:
Cada grupo tendrá que juntarse a construir puentes que nos permitan saltar las cruces que nos han puesto. Estos puentes deberán ser explicaciones entendibles.
El resto de equipos votarán las explicaciones del 1 al 10. Exponiendo los puntos positivos y los negativos. Si no se llega al 5 (de media), el grupo tiene que repensar de nuevo a partir de lo que han escuchado de los grupos y volver a reconstruir el puente.

El juego se termina cuando todo el mundo haya llegado.

  • REGLAS DE JUEGO:
    – No vale rebajar el nivel crítico para que un grupo llegue antes.
    – Se tiene que utilizar en todo momento un buen tono (se recomienda jocoso).
    – Las críticas han se ser constructivas y sumativas.
    – Si algún grupo utiliza malos tonos, asume mal las críticas, se para el juego.
  • LEYENDA
    – CASA: Ámbito del que venimos.
    – NUBE: Cómo entiende cada grupo la participación, saber o el proyecto común.
    – CAMINO AMARILLO: ¿cuál es el camino desde su ámbito particular para generar conocimiento/acción común y compartido?
    – CRUCES: Dificultades, impedimentos
    – PUENTES: Cómo solventamos esas dificultades

Construcción colectiva: Cualquier idea, una vez puesta en práctica, que sume y haga que funcione mejor la herramienta, cuestiones que se puedan incorporar que no se hayan tenido en cuenta y surjan en los debates y necesiten ser gestionado: no olvidéis comunicármela a javisantosbueno@gmail.com o planteándolo en los comentarios

Investigación ciudadana (I): Construyendo herramientas de saber al alcance de tod@s

Para quienes venimos de la investigación más clásica. Un articulo recomendable. Simplemente por como plantea al final. Ir abriendo miras e ir incorporando.

“Si crees que la investigación no va contigo o no está a tu alcance, parece que el tiempo no te da la razón. La investigación engloba toda actividad orientada a la obtención de nuevos conocimientos, ya sea a partir de cuestionar hechos o resultados previamente dados por ciertos, dar respuesta a preguntas o arrojar luz a nuevos fenómenos, y en definitiva contribuir al desarrollo de teorías que explican lo que ocurre, o la investigación este orientada a su aplicabilidad a través de desarrollar soluciones a problemas concretos. ¿Quién no tiene una pregunta a la que le gustaria poder dar mejor respuesta a partir de contar con datos o evidencias? .

La investigación tradicionalmente se ha desarrollado y se continúa desarrollando con enfoques (y bases epistemológicas) muy diversos. A lo que se une, que  recientemente este atravesando por un periodo de “movimientos sísmicos”. Tal como extensamente ha descrito Boaventura de Sousa Santos (desde la sociología de la ciencia) las instituciones del conocimiento (principalmente Universidades), y las concepciones del conocimientos y métodos que sustentan el saber, estan bajo una presión hiper pública (con la emergencia de concepciones del conocimiento abierto y accesible, en tanto que bien común) y una presión hiper privada (a favor de una mayor restricción de acceso y privatización del proceso parte de la globalización neoliberal).

Seguir leyendo: http://www.eldiario.es/interferencias/Investigacion_ciudadana-herramientas-interaccion-conocimiento_6_214238589.html

25 provocaciones para la participación comunitaria (revisadas)

De nuevo hay mucha gente que lleva trabajando una serie de cuestiones mucho más tiempo, y es de mérito reconocerlo, sobre todo cuando a uno le sirven de base, y además están bien explicadas.
http://participasion.wordpress.com/2012/10/22/25-provocaciones-para-la-participacion-comunitaria-revisadas/

Por Fernando de la Riva

25 (por ahora) [1] provocaciones [2] (revisadas) para la Participación [3] Comunitaria [4].

 
 
 
PRE-TEXTO
 
Cuando estuve en Cuba en 2001 los compañeros y compañeras me pidieron algunas reflexiones sobre la “participación comunitaria”. Volvía entonces de trabajar con profesores y profesoras, académicos/as  que en todo el mundo sacralizan el saber académico y cultivan el gusto por las citas y referencias. Así que me propuse –a modo de provocación- hacer un texto en el que las citas tuvieran más espacio que el propio texto. El resultado es difícil de leer: ¿a qué atendemos: al texto, a las notas al pié? ¿cómo leer este “rompecabezas”?…
… Once años después, en septiembre de 2012, Tato Iglesias me escribe desde Argentina:
“Días pasados, recibí una carta de algunos amigos de las Asambleas Populares que luchan contra las compañías que pretenden extender la minería a cielo abierto en distintas provincias, que decía lo siguiente:
“Estamos intentando organizar todo tipo de materiales para aportar a radios comunitarias, escuelas, etc., y hacer un CD de Educación Popular y participación comunitaria con voces de pobladores de la región y textos leídos de Rubén Dri, Tato Iglesias, Eduardo Galeano, Monseñor Angelelli, etc. La idea surgió de un texto que mandó la Universidad Trashumante hace algunos años, que se llama 25 provocaciones para la participación comunitaria””.
Me pareció maravilloso que tus textos “retumben” aquí en nuestras Provincias y en nuestras luchas. Quería contártelo.”
La carta de Tato me “provoca” a releer y revisar aquel texto que creía tan difícil y oscuro y que -mira por donde- sirve a gentes que luchan por la dignidad y la participación comunitaria a miles de kilómetros.
 
 
  1. La participación comunitaria no es (solo) un medio sino un fin, una meta, un objetivo a alcanzar, porque creemos en el Hombre y la Mujer Sujetos, en la Comunidad Sujeto[5]. Creemos que las personas, individual y colectivamente, deben ser protagonistas de su presente y de su futuro, ser (seres) capaces de sentir, pensar (sentipensar)[6], decir y hacer por si mismos[7], y de hacerlo solidariamente[8], como condición para alcanzar el desarrollo y la felicidad, individual y colectiva.[9]
  1. La participación comunitaria no es (solo) un fin sino un medio. Un medio para hacer posible la realización de cambios necesarios y mejoras de la vida colectiva de la población de un territorio, de la comunidad, que serían imposibles sin su participación o contra ella[10]. Es un medio para la transformación de la realidad, para impulsar el desarrollo individual y colectivo, personal y social. Un medio “oportuno”.[11] Un medio ideológica y éticamente coherente[12], un medio satisfactorio y eficaz[13].
  1. La participación comunitaria no es (solo) asistencia. No basta con estar presente, con ser espectador o espectadora. Como mínimo se ha de ser “consciente”[14]. Y no solo es necesario estar y estar despierto, también es preciso re-accionar, hacer algo, tomar parte –de una u otra forma- en lo que ocurre, aquí y ahora (aunque solo sea pensar en lo que vemos y oímos… para formar nuestra opinión, para -después- actuar en consecuencia)[15]. La participación comunitaria no es (solo) movilización. No basta con moverse, si no se sabe donde se va, o no se quiere ir.
  1. Nunca es verdad la afirmación de que “la gente no participa en nada” (como todas la generalizaciones). La gente de la comunidad, de sus diferentes grupos y sectores, toma parte en lo que le interesa, en aquello que relaciona con sus necesidades e intereses, con sus expectativas de bienestar, satisfacción y felicidad. Y hay miles y millones de ejemplos de eso en todos los tiempos y lugares[16].
  1. La participación de la comunidad no puede imponerse por decreto, ni obligarse por votación mayoritaria, ni forzarse de manera alguna. La participación, o es voluntaria o no es. Lo demás es imposición o manipulación, no participación comunitaria. La comunidad, sus gentes deben, necesariamente, QUERER participar. Eso refleja la importancia de la Motivación para participar, que es preciso cuidar permanentemente[17].
  1. La participación de la comunidad, además de motivación, requiere CAPACIDADES, conocimientos, manejo de habilidades técnicas y sociales, valores y actitudes… necesarios para poder llervar a cabo múltiples tareas complejas (las que implica cualquier proceso de cambio social, por “micro” que sea), tanto más complejas cuanto que han de ser realizadas de manera colectiva. Eso refleja la importancia del aprendizaje permanente, de la Formación[18] y lo que llamamos “Educación para la Participación”.
  1. No basta con que la comunidad, sus grupos, sus sectores, quiera y sepa como participar (cosa que no se consigue fácilmente, de la noche a la mañana, de manera espontánea) si no dispone de cauces, medios, espacios, recursos… para PODER participar[19] ([20]). La Organización, evidentemente, es una condición necesaria -paradigmática, dirían los eruditos[21]– de la participación comunitaria, por la que hay que trabajar desde el primer momento.[22]
  1. Motivación, formación y organización se articulan, combinan, compensan, gradúan, se equilibran… –en el proceso de construcción de la participación comunitaria- de forma dialéctica y dinámica. O sea, no hay primero y después, sino todo a la vez, interactuando, en cada momento, aquí y ahora.[23] Planificación y flexibilidad. Perspectiva y creatividad. Compromiso y libertad. Atención permanente a la parte y al conjunto, al momento y al proceso, al mismo tiempo.
  1. La comunidad no es una realidad homogénea, uniforme, por mucho que puedan tener en común quienes la componen, sino que está formada por personas, grupos y subgrupos diferentes entre sí, que piensan, sienten, dicen y actúan de maneras diferentes. La diversidad es un hecho[24], y es, junto con todo lo que tenemos en común (que es mucho), un elemento esencial de la identidad humana. Las formas, los niveles, los ritmos de participación comunitaria serán, necesariamente, diferentes, de acuerdo con los diferentes grados de motivación, las diferentes capacidades y los diferentes niveles de organización, de las diferentes personas y los grupos sociales que componen cada comunidad concreta, en cada contexto.
  1. Para impulsarla eficazmente, es necesario entender la participación comunitaria como un proceso. Un proceso, también y fundamentalmente, de aprendizaje[25]. Un proceso progresivo, creciente, en el que la comunidad, sus diferentes grupos, va asumiendo mayor protagonismo, mientras disminuye el de quienes promueven esa participación (sean de carácter institucional o social). Un proceso complejo, dado el carácter complejo e “integral” de la realidad y de la participación comunitaria[26]. Un proceso que requiere tiempo[27], y una mirada “en perspectiva”, y requiere constancia, sistematicidad y paciencia[28].
  1. Para que la participación comunitaria surja y crezca, es preciso  tomar como punto de partida y referencia permanente de la acción las necesidades e intereses sentidos por quienes forman la comunidad (o por las personas o grupos con quienes empezamos a trabajar en ella). No hay otro lugar del que partir: la realidad. [29]
  1. Para hacer posible la participación comunitaria es preciso potenciar las relaciones interpersonales, el conocimiento mutuo, la cohesión, lo relacional, los afectos, lo personal, lo subjetivo. Valorar la importancia de los grupos sociales y las redes naturales. El amor es una poderosa fuerza transformadora. La realidad la cambian las personas. Personas concretas cuya subjetividad, sentimientos, emociones, valores… son determinantes en cualquier proceso colectivo. Para que las personas cambien la realidad han de empezar por cambiar ellas mismas[30]. Olvidar esto es negar la realidad, negar la participación comunitaria, y negar el desarrollo de la comunidad[31].
  1. El desarrollo y sostenimiento de la participación comunitaria requiere buscar sistemáticamente la satisfacción, el disfrute, utilizar el juego, el humor, la poesía, la música…[32] Nos tiene que gustar lo que hacemos para mejorar la realidad. La creatividad y la imaginación son, y han sido siempre, herramientas poderosas para cambiar el mundo.
  1. Impulsar la participación comunitaria requiere no suplir nunca la iniciativa de la gente, no hacer nunca por las personas lo que puedan hacer por si mismas, incluida la toma de decisiones. Ello significa que la persona promotora ha de difuminarse progresivamente, hasta desaparecer. Y ha de evitar paternalismos o mesianismos. Solo vale un compromiso basado en el respeto a los grupos, a la comunidad, a su condición de personas adultas, a su propia búsqueda individual y colectiva.
  1. El conflicto es parte sustantiva de la realidad[33], y parte fundamental del proceso de participación comunitaria. Negarlo, sofocarlo, huir de él, es estéril, es una forma de resistirse al cambio y la transformación, de combatirlos. El problema no es el conflicto, sino la forma de abordarlo y resolverlo. Es necesario aprovechar el conflicto como fuente de aprendizaje, utilizarlo para aprender, para buscar alternativas y nuevas soluciones a los viejos y nuevos problemas y necesidades.
  1. Para que la participación comunitaria sea sostenida y sostenible, es necesario apoyar(se) siempre (en) las capacidades y potencialidades de la comunidad, de sus miembros individuales, de sus grupos y sectores, potenciarlas, explotar los recursos y capacidades naturales, y los emergentes. Trabajar particularmente con/desde/a través de las personas líderes naturales y multiplicadoras de la propia comunidad. Trabajar por la autonomía de la comunidad, de sus grupos y sectores[34].
  1. En la participación comunitaria es preciso aprender a participar HACIENDO, favorecer las iniciativas, los pequeños proyectos, la realización de los sueños, las pequeñas y grandes acciones, garantizar que cada cual tiene (y sabe y comprende) una tarea concreta que hacer, por sencilla que sea.
  1. Para promover la participación comunitaria es necesario utilizar los lenguajes, los códigos, los símbolos, las imágenes, las referencias, los ejemplos, las señas de identidad y formas de expresión cultural y comunicación propias de cada comunidad. Moverse siempre dentro del universo conceptual y el imaginario de la gente (no pretender que hagan suyos los nuestros). Utilizar distintos lenguajes. Diversidad, alternancia. Combatir la rutina. Mantener la a-“tensión”.
  1. Es esencial, en el proceso de la participación comunitaria, primar, en todos los momentos y niveles, la comunicación, en todas las direcciones (entre dirigentes, entre dirigentes y bases, entre bases y dirigentes, entre las bases, entre los miembros del grupo, entre grupos, entre grupos y comunidad, entre comunidades…)[35]. Ejercitar (especialmente las personas promotoras de la participación) la ESCUCHA y la observación activas. Utilizar, de forma sistemática, la Pedagogía de la Pregunta.[36]
  1. En los procesos de participación comunitaria es necesario plantear objetivos para el éxito. Reconocer, visualizar y celebrar[37] los logros, los éxitos de la comunidad (no de las personas promotoras). (Tampoco engordar, adornar, halagar, dar coba, mentir, mentirse, falsear[38]…).
  1. En la participación comunitaria es fundamental atender a los logros, a los resultados concretos -materiales y espirituales-, pero no de cualquier forma. Poner el acento de la mirada en el proceso, en el COMO (lo cualitativo frente a lo cuantitativo). Atender al crecimiento y el avance del proceso de participación (motivación, formación y organización[39]) de la comunidad y cada uno de sus grupos y sectores.
  1. La construcción de la participación comunitaria requiere, permanentemente, evaluar, auto-evaluar, aprender de los aciertos y los errores (los errores son excelentes motores de aprendizaje). Convertir el proceso, la experiencia de la participación, en la principal fuente de aprendizaje colectivo[40].
  1. Durante el proceso de promoción y construcción de la participación comunitaria, en todos los momentos, de todas las formas posibles, es preciso interrelacionar los micro-procesos, crear redes, generar sinergias[41], favorecer la comunicación y el intercambio de experiencias entre grupos[42], sectores, comunidades, provincias, naciones… sumar fuerzas [43].
  1. Para promover la participación comunitaria es preciso cuidar (las personas promotoras) la coherencia entre nuestro discurso y nuestra práctica (también en nuestra práctica organizativa interna). Eso tiene que ver con nuestra capacidad de aprender de lo que hacemos (nuestra capacidad de reconocer los aciertos y los errores). Y tiene que ver, sobre todo, con la “ejemplaridad”, que es un valor ético fundamental[44].
  1. Una última (¿?) provocación (por ahora) para la participación comunitaria: la de las Nuevas Tecnologías de la Comunicación.¿Cómo hacer accesibles las herramientas tecnológicas necesarias a la comunidad?[45] ¿Como convertirlas en instrumentos de/para la participación?¿Cómo utilizarlas adecuadamente, en coherencia con las anteriores provocaciones?[46]. El tema tiene hoy tanta importancia que tendremos que hacernos inevitablemente estas preguntas en cualquier proceso de participación comunitaria.

Fernando de la Riva.
Colectivo de Educación para la Participación, CRAC
Santiago de Cuba 2001-Cádiz 2012


[1] Se trata de una lista provisional, abierta, caótica… Ahora son 25 las provocaciones, pero mañana… ¿quién sabe? La idea es que otras personas reaccionen a este intento de sistematizar y problematizar, en unos cuantos ejes o temas, las cuestiones fundamentales de la “metodología” de la participación comunitaria. Así que… a reaccionar, amigos y amigas.

[2] Provocar: “incitar a hacer algo”. ¿Esa es nuestra misión, nuestra tarea, no?

[3] Estas “incitaciones” van dirigidas a quienes, desde la Animación Sociocultural, la Educación Popular, el Desarrollo Comunitario, la Educación Social, el Trabajo Social, la Promoción Cultural… (y todas las demás “disciplinas” que seamos capaces de inventar, incluida la Acción Política), se encuentran en su práctica -antes o después- con la necesidad de la participación comunitaria. Y, si no se la encuentran, es que algo está fallando ¿No?

[4] Para no complicarnos las cosas, hablamos de la “Comunidad” como “la población que vive en un mismo territorio físico y/o cultural” (a veces, una “comunidad”, un grupo o un sector de ella, podrá identificarse mejor en función de factores culturales que geográfico-físicos). Echadle un vistazo a lo que ha escrito y sigue escribiendo Marco Marchioni sobre su experiencia de trabajo en la comunidad.

[5] Ver, mucho más a fondo, “Democracia Radical”, concepto muy reciente, y revisar el de “Democracia Participativa”.

[6] Concepto superador aportado (o utilizado) por Orlando Fals Borda. Los sentimientos, las emociones, como categoría sociológica que no pueden faltar en el análisis.

[7] Definición de “Sujeto” (“piensa, dice y hace por si mismo”) oída a Ignacio Fernández de Castro

[8] Y en armonía con la Naturaleza, habría que añadir.

[9] Creemos en ello, y trabajamos por ello. Trabajamos en la construcción de esa utopía.

[10] Ver mucho más a fondo, la reflexión creciente sobre “Capital Social” en Adela Cortina, Robert D. Putnam.

[11] Es un medio “oportuno” porque responde a las necesidades del momento histórico, a la existencia de una comunidad social, una sociedad apática, desestructurada, adormecida por las promesas y los efectos del neoliberalismo y por el fracaso del “socialismo real”. Paradoja: por distintos caminos, en distintos contextos, hemos llegado a los mismos resultados.

[12] Sobre la Revolución Etica, ver a fondo, Carlos Núñez, Dalai Lama, Fernando Savater, José Antonio Marina, y otros muchos, que cada día suman sus voces a esta llamada.

[13] Las empresas multinacionales ya han descubierto las ventajas –en términos de eficacia- de la participación y el trabajo en equipo frente a los modelos verticales y autoritarios (aunque reserven para unos pocos las decisiones fundamentales, como el reparto de los beneficios). Falta saber que van a hacer con la participación (ya sabemos lo que dicen) los movimientos sociales y la izquierda en general.

[14] Parece difícil participar mientras se duerme, aunque puede ser interesante explorar y experimentar en esta dirección, pero, decididamente, no pueden considerarse “participación” las siestas que echamos en algunas reuniones, por ejemplo.

[15] ¿Es posible la “no participación”? ¿La inhibición no es una forma de tomar parte, de tomar partido o postura? (Echarle un vistazo a la “no neutralidad” de Paulo Freire).

[16] En Cádiz, por ejemplo, el Carnaval, la Semana Santa, el Fútbol, el “chapú” y la supervivencia diaria, etc. Tal vez, lo que queremos decir –cuando nos quejamos- es que “la gente de la comunidad no participa en lo que a NOSOTROS nos parece necesario e interesante”. ¿El problema está en nosotros, y nosotros sin saberlo?

[17] Sobre los factores, externos e internos, que influyen en la motivación hemos hablado muchas veces, en otros textos. No nos enrollemos.

[18] Esto del aprendizaje permanente, clave fundamental de los procesos de participación comunitaria, es lo que nos permite hablar, en mi opinión, de Educación Popular.

[19] Sería bueno saber por donde ha ido el debate que, hace años, se planteaba en América Latina, y en el ámbito de la Educación Popular en particular, sobre el “poder popular” y su construcción. Sería muy interesante saber también como ha ido reconstruyéndose el concepto de “poder”, a cuenta de la reflexión sobre el famoso “empowerment”, traducido como “empoderamiento” (que me suena fatal). ¿El poder se “construye” desde la base social o se “toma” de los de arriba? ¿En todo caso, serviría de algo “tomarlo” arriba, si no somos capaces de “construirlo” abajo? El problema está -antes, durante y después- en la “construcción del poder” en la comunidad.

[20] En este punto del PODER es donde esto de la “participación comunitaria” encuentra sus límites y las mayores resistencias “externas”. A nadie, a ninguna estructura de poder, a ningún gobierno, a ningún nivel… le gusta compartir el Poder, las decisiones, la disponibilidad de los recursos… todos tienden a concentrarlo y acumularlo. Esta es una tendencia general, más allá de los discursos, que se produce en lo micro y en lo macro. Hemos de remitirnos al “cambio de las personas”  -¿La Revolución Etica?- como condición del cambio de estructuras y del cambio social.

[21] Saúl Alinsky llega a decir: “Primero la organización, después el programa.” ¿Se trata de una exageración o es el reflejo de la importancia de lo organizativo? Sobre la Organización, y en particular sobre la Organización Comunitaria, sus formas, sus modelos, sus procesos, sus metodologías, cabe reflexionar, sistematizar, contrastar, investigar, escribir mucho más. (¿Quién nos “provocará”?) Aquí, en lo organizativo, está una de las claves de la participación comunitaria. Con frecuencia, los Movimientos Sociales, las asociaciones, los colectivos y organizaciones populares, han centrado su atención en la consecución del objetivo, descuidando lo organizativo, que parecía meramente una cuestión funcional, y olvidando que –precisamente- se trataba de una condición necesaria para poder alcanzar el objetivo. ¿Cómo organizarse de forma eficaz, sin perder la coherencia con los valores que decimos defender: libertad, igualdad, solidaridad, participación, cooperación, trabajo de equipo, cambio, transformación, aprendizaje, búsqueda, sinergias, mestizaje…?

[22] No confundir: hablamos de la organización participativa, la que se construye para facilitar la participación, no para dificultarla, manipularla o impedirla (ver “Burrocracia”).

[23] Es una relación como la del baile, el tango, por ejemplo: hay que mover varias partes del cuerpo a la vez, siguiendo el ritmo de la música, al mismo tiempo que la compañera o  el compañero de baile, conjuntando los movimientos de ambos, sin una pauta fija y estricta, cambiando de movimientos y ritmos según cambia la música, poniendo en ello los 5 sentidos, todo el sentimiento y la emoción que la música nos transmite. No es fácil, pero se logra con un poco de sensibilidad, mucha escucha y, sobre todo, con la práctica.

[24] Hecho (la diversidad humana) sobre el que no caben “juicios morales” (bueno o malo), como sobre las diferencias de color, edad, sexo, clima, contexto, etc. En todo caso, cabe reconocerlo como una potencialidad, una riqueza, una oportunidad para la creatividad y el mestizaje.

[25] El “aprendizaje de la participación” es una asignatura fundamental pendiente. Ni en la familia –en términos generales- ni en la escuela –en términos más generales aún-, ni en la práctica social, cultural, política, etc. –generalizando a tope- se desarrolla adecuadamente este aprendizaje. Con frecuencia, el aprendizaje común es de “contravalores”  y actitudes viciadas que dificultan la participación (inhibición, delegación, subordinación, pérdida o sometimiento del espíritu crítico, falta de cuestionamiento, etc.). Hay por tanto dos tareas pendientes: el “desaprendizaje” de valores y hábitos contra-participativos, y el “aprendizaje de la participación”. Pero… ¿dónde realizar ese aprendizaje? El Desarrollo Comunitario debe ser una escuela de participación.

[26] Esta “integralidad” abarca toda la vida de la comunidad, que es una sola, contradictoria y compleja pero una, en la que se integran aspectos culturales, económicos, sociales, políticos, de salud, de vivienda, de educación, de… todo. Se entre por donde se entre a la vida de la comunidad, se encuentra la integralidad. Otra cosa es que nos hagamos los tontos y miremos para otro lado.

[27] Hemos comparado a menudo el proceso de construcción de la participación comunitaria con el maratón, frente a las carreras de velocidad (100 metros lisos, por ejemplo) que requieren una fuerte “explosión” física que ha de mantenerse a tope durante poco tiempo. En el matatón -como en el proceso de participación comunitaria- se trata de “resistencia”, de graduar el esfuerzo y mantener el ritmo durante mucho tiempo.

[28] A Franco, el dictador, se le atribuye una famosa frase: “sin prisa pero sin pausa”, que nos viene bien para representar lo que queremos decir. Para ese mismo fin, también nos vendrá bien un repaso al I Ching, el milenario “Libro de los Cambios” chino, que nos avisa permanentemente de la importancia de la perseverancia, la paciencia, la humildad, la fuerza de lo pequeño… Tampoco nos vendrá mal recurrir al poeta, en este caso Antonio Colinas, cuando nos dice: “lo importante es sembrar”.

[29] Esas necesidades e intereses pueden no coincidir con nuestro “análisis y diagnóstico de necesidades”, pero si queremos que en algún momento quienes forman la comunidad lleguen a identificar por si mismos esas otras necesidades o intereses más “importantes” (siempre desde nuestra perspectiva discutible) habremos de partir desde los que, aquí y ahora, la gente de la comunidad siente como propios.

[30] Otra cita pendiente: la espiritualidad oriental, su sentido de la relación entre lo individual y lo global, su atención al interior, al “centro”, como núcleo de transformación, su sentido de la compasión (nada que ver con el nuestro), su sentido del tiempo… Desde esta espiritualidad (Osho, por ejemplo) se nos critica a los “occidentales” (también a los “revolucionarios occidentales”) nuestra excesiva atención a lo periférico, a lo exterior, y nuestra desatención a lo interior, a la transformación personal, como si fueran dos cosas distintas.

[31] Humberto Miranda, me envía una cita de Carlos Marx en la que dice: “en el vortice de este mundo la amistad es la única cosa importante en el plano personal”. Hasta el difunto Marx sabía de la importancia de la subjetividad.

[32] Saúl Alinsky avisa de que cualquier táctica que no sea satisfactoria o no produzca alguna forma de disfrute para quienes han de participar en ella, será un fracaso. Eso nos lleva a investigar (¿experimentalmente?) por los intrincados caminos de la satisfacción y el disfrute, individual y colectivo.

[33] Saúl Alinsky dice: “No hay cambio sin conflicto.” Pero, el miedo al conflicto es una constante en las personas, en las organizaciones, en los dirigentes, en los gobiernos…

[34] De nuevo, el famoso “empoderamiento” y la autonomía. Paulo Freire llamó a su último libro: “Pedagogía de la Autonomía”, como señalando que ésta es el fin último de cualquier proceso de aprendizaje, el mar donde se han de juntar todos los ríos.

[35] Mario Kaplún es un ejemplo de un educador popular, un promotor de la participación comunitaria que descubrió pronto la importancia decisiva de la comunicación en estos procesos, hasta el punto de que, a menudo, es difícil diferenciar los procesos de promoción participativa de los de comunicación popular.

[36] Sobre Pedagogía de la Pegunta, consultar desde Sócrates a Paulo Freire. A pesar de tan extensa bibliografía, parece que ésta también es una asignatura pendiente.

[37] Necesitamos traer una “cultura de la celebración” a la participación comunitaria, a las organizaciones sociales (probablemente ésta sea una de las propuestas metodológicas más fáciles y mejor aceptadas), frente a la “cultura de la militancia y el sacrificio” –de raíces netamente judeocristianas- de la que provienen nuestros viejos modelos organizativos. Vendría bien releer a Paul Lafargue, “El Derecho a la Pereza”, para no olvidar que el objetivo de la transformación social es siempre la felicidad y, añadimos, no cabe aplazarla (la felicidad) a cuenta de nada, de ninguna promesa futura, por lo que es preciso intentar encontrarla aquí y ahora, mientras vamos caminando, mientras la construimos.

[38] Ver “paternalismo” y “protagonismo” (de las personas promotoras). A menudo confundimos la información (sobre nuestros procesos, sobre nuestras prácticas) con la propaganda. Al final, lo que buscamos satisfacer, fundamentalmente, es nuestro ego.

[39] Los niveles de organización de la comunidad (autoorganización) y el estado de salud, la vitalidad participativa de sus organizaciones son fácilmente observables, como indicadores de evaluación de los procesos.

[40] Eso no significa “mirarse el ombligo” permanentemente, pero no creemos perjudicial la práctica periódica y regular de este ejercicio individual y colectivo: evita la aparición de barriga y la acumulación de polvo en ese íntimo rincón del cuerpo (individual y colectivo).

[41] A estas alturas está muy claro lo que plantea la “Teoría General de Sistemas”: son más fuertes las organizaciones, los sistemas que están más y mejor conectados con su exterior, con otras organizaciones y sistemas. Por el contrario, quienes viven cerrados sobre si mismos tienden a enquistarse y morir.

[42] El intercambio de experiencias entre grupos cumple, al menos, dos funciones: obliga a “contar” la propia experiencia (y por lo tanto a reflexionar sobre ella), y permite aprender de la otra experiencia y de su comparación con la propia. Todo son ventajas.

[43] Un tema sobre el que decididamente hemos de volver una y otra vez es sobre el “mestizaje”. Pienso que es una cuestión de la mayor actualidad: ¿cómo construir un pensamiento, una expresión y una acción que sean “mestizos”, para vivir en un mundo y un futuro “mestizos”?

[44] Dime lo que haces y cómo lo haces, no me digas lo que dices. O, también: “para tener la boca grande, es preciso tener el culo limpio.”

[45] También en el llamado “Tercer Mundo”, o en el Sur, o en la Periferia. Algunas experiencias merecen atención, como la de Mohamed Yunus y el Banco de los Pobres en Bangladesh.

[46] Esta “rama”  tecno-metodológica del árbol de la participación comunitaria nos lleva muy lejos, y requiere un tratamiento específico ¿Cuándo?

Matriz de Objetivos e Impacto

A continuación se describen dos matrices. Una cuya base principal está basada en poder cruzar las acciones con ver si cumplen o no con los objetivos buscados y la otra si realmente es útil y sirve para lo que tiene que servir.

PARA DESCARGAR EN PDF: MATRIZ DE OBJETIVOS Y DE IMPACTO

MATRIZ DE EVALUACIÓN SEGÚN OBJETIVOS.

¿PARA QUÉ SIRVE?

  • Lo más importante: dirigir los esfuerzos hacia la resolución de los problemas planteados.
  • Mejorar el impacto con menos esfuerzo. Es decir conseguir más con menos, o por lo menos lo mismo.
  • Entender que cada acción tiene un fin claro. Que tiene que cubrir objetivos del proceso en el que nos embarcamos.
  • Tener un imaginario común y compartido sobre los problemas y acciones.
  • Tener un herramienta que sirve para evaluar las acciones antes y después.

La idea aquí es emprender un proceso de mejora de las acciones, evaluando desde el impacto de cada acción en lo que se quiere conseguir.

1º Se realiza una lluvia de idea de acciones en tres áreas diferentes:

  • Aquellas que ya hacemos (o hemos hecho en otros lados)
  • Aquellas que conocemos de otros lados y vemos que pueden venir bien. (vamos que queremos copiar)
  • Aquellas que se nos ocurren. (no todo está hecho o por lo menos se puede mejorar)

2º Se colocan los objetivos de consecución (entendemos por los objetivo concreto que se quieren conseguir en ese momento del tiempo dentro del proceso + objetivos finales) en las columnas de arriba.

3º Se prioriza de 1 al 5 cómo cada acción consigue mejorar cada uno de esos objetivos. Y se hace la suma de cada acción.

4º Se organizan según la suma habiendo quedado priorizadas (ordenadas de más importante a menos) las acciones según el impacto.

Y ahora que hacemos con las que tenemos debajo, porque hay cosas que se consiguen que esta bien y en otras de las que están arriba no se consigue tanto. Algo así como que la acción que se ha quedado 7 en el objetivo 3 tiene un 5 y la que se ha quedado 4 tiene un 2.

5º Pues llega el momento de las mejoras: Vamos cogiendo aquellas acciones de las de abajo, que tienen cifras altas, e intentamos que aquello que entendemos que es lo bueno de esa acción incorporarlo a una de las acciones de las de arriba.

MATRIZ SEGÚN IMPACTO

Esta misma herramienta puede volver a ejecutarse para evaluar la eficacia de la acción. No sobre si cubren o no los objetivos, que una vez realizada hemos visto que si. Sino que vamos a evaluar si está bien planteada. Quedando la tabla de la siguiente manera:

¿PARA QUÉ SIRVE?

  • Normalmente siempre que realizamos una acción partimos de intuiciones o cuestiones que pensamos que vienen bien al proceso. Con esta herramienta lo testeamos antes de llevarla a cabo.
  • Nos facilita los esfuerzos, ya que complementamos acciones y las concentramos.
  • Nos obliga a evaluarnos de manera objetiva.
  • Mejorar el impacto con menos esfuerzo. Es decir conseguir más con menos, o por lo menos lo mismo.
  • Entender que cada acción tiene un fin claro.
  • Tener un imaginario común y compartido sobre los problemas y acciones.
  • Tener un herramienta que sirve para evaluar las acciones antes y después.

¿CÓMO SE RELLENA?

Ahora explicamos que entendemos por cada palabra:

  • Enfoque: ¿actúa sobre lo que queremos actuar? Se entiende por enfoque que la acción planteada va dirigida directamente hacia el núcleo del problema o de lo que se quiere conseguir. Es decir sobre el objeto de acción.
  • Amplitud: ¿llegamos a quienes o a lo que queremos llegar? ¿hasta que punto? Como tenemos claro cual es el problema a cambiar o la mejora a conseguir. Amplitud se entendería como que la acción tenga la mayor capacidad de incidencia. Entendemos que hay acciones cuyo resultado va más allá del objeto directo sobre el que se actúa y es algo que beneficia al proceso.
  • Incidencia: Plantea si la acción desarrollada va al meollo de la causa que queremos corregir. Hacia las causas profundas. Digamos que toda acción tiene un impacto sobre algo concreto, visible (que sería lo que evaluaríamos desde el enfoque) y otro impacto sobre lo no visible, que suele ser más profundo y extenso que es lo que describe nuestra acción general. Pues bien, con este evaluamos si avanzamos en los pasos de nuestra acción general.
  • Fortaleza: Entendemos que es importante que cada proceso se siga retroalimentando de manera positiva. Ya que esto hace que sea posible que sea continuado en el tiempo. Esto evalúa esta cuestión. Digamos, que puede haber una acción increíble, pero que desgasta tanto al colectivo, que le deja sin fuerzas para seguir, con lo cual iría poco a poco en detrimento del proyecto. O acciones con consensuadas de manera real. Por otro lado hay acciones, que a pesar de tener menos impacto generan gran fortaleza, porque cohesionan al equipo.
  • Elimina riesgos: Una vez establecida cuestiones que pueden dificultar el buen desarrollo del proceso, digamos que serían cuestiones que nos refuerzan o generan parapetos (en ocasiones pueden ser intangibles, tipo “buena imagen”).
  • Mejora de la sostenibilidad: La mayoría de procesos comunitarios, tienen como intención que la propia población, o por lo menos gente no contratada se apropie del proceso y se haga cargo de su continuidad. Esto es posible cuando la gente se apodera a su vez de una serie de conocimientos, que haya habido una trasvase de conocimiento ampliando el espectro del conocimiento base. Aquí evaluamos este proceso.Esta misma herramienta puede volver a ejecutarse para evaluar la eficacia de la acción. No sobre si cubren o no los objetivos, que una vez realizada hemos visto que si. Sino que vamos a evaluar si está bien planteada. Quedando la tabla de la siguiente manera:

Entorno Humano

¿PARA QUÉ SIRVE?
Esta dinámica intenta hacer comprender tres cuestiones:

  1. Los barrios pueden llegar a ser entendidos como organismos vivos y dependiendo como hagamos que se sienta puede ser que ese barrio decida avanzar hacia delante o anclarse.
  2. A través de esta dinámica podemos situar aquellos elementos, agentes, sensaciones que un barrio tiene y le hace moverse.
  3. Nos obliga a debatir el por qué de las cosas, con lo cual consensúa tanto la imagen que tenemos como lo elementos importantes sobre los que actuar para hacer que el barrio se mueva, entendiendo “sus constantes”.
  4. Es una buena dinámica de arranque para debatir sobre un territorio. Sería bueno completarla con un trabajo sobre Mapa real del entorno.

PARA DESCARGAR EN PDF


CÓMO RELLENARLO:

  • Por recordar que es importante si no saliera, en el cuerpo hay:
    • Órganos: Que son los que nos hacen vivir.
    • Huesos: Que son los que sostiene en cuerpo.
    • Músculos: Que nos ayudan a mover la estructura, y la fortaleza.
    • Tendones, ligamentos, Articulaciones: Que son los que contacten unas partes con otras.
    • Luego de vez en cuándo tenemos virus y alguna enfermedad que necesita una ayuda externa al cuerpo para ser curada.

     

  • Lo bueno realmente es que cada grupo pinte su propio muñeco.
  • Y si es posible además que lo vayan pintando por partes.
  • Es decir en vez de rellenar estos muñecos, que cada grupo pinte el suyo.
  • La dinámica mejora bastante si se realiza por grupos, donde los grupos rotan e intervienen sobre el dibujo que otro grupo ha realizado.
  • La división se puede hacer en dos cuerpos de la siguiente manera (según necesidad):
    • Entorno actual y entorno deseado.
    • Entorno tangible e intangible. Las cuestiones tangibles (Asociaciones, pisos, zonas públicas, centros públicos, comerciales, parques…. y por otro lado en el otro las intangibles (imaginario, cultura, relaciones, costumbres…).
    • Se pueden plantear otras formas, para adaptarlas a las necesidades, pero si es bueno que de alguna manera se contrapongan o se complementen
  • Se dividirá en grupos pequeños, y en sesiones de 10 minutos tendrán que ir colocando una parte del barrio reflejada en una parte del cuerpo explicando además el por qué es esa parte. Importante, donde se coloca y el por qué lo define cada grupo. Es interesante no sólo saber donde se coloca algo sino el porque y si lo damos preestablecido, no punciona. (con lo cual hay que tener siempre un hoja paralela)
    • Por ejemplo:
      • El parque en la zona del corazón, porque es el pulmón del barrio y donde se concentra toda la gente y además es el orgullo del barrio.
      • La identidad del barrio en los pies porque es lo que hace que la gente se movilice y camine junta.
  • Por último:
    • Se da un tiempo para consensuar, rellenar y marcar los consensos y disensos.
    • Si se hubieran realizados los dos cuerpos, es bueno verlos de manera que seamos capaces de juntarlos, para que nuestras mentes los vean en fórmula de sumativa.
    • Se acuerda cuales se entienden que son los elementos importantes: 2 por cada una de las partes del cuerpo antes descritas.

Escenarios Futuros con Termometro de Situación

PARA QUÉ SIRVE:

  • Con esto conseguiremos una idea de proceso común del por qué hacemos lo que hacemos. Refuerzo del grupo, comenzando a contruir un identidad conjunta.
  • Además tendremos un sentimiento común de que es lo que nos mueve de manera conjunta (escenario positivo) y planteando nuestros miedos, y que de alguna manera también nos hacen movernos (escenario negativo).
  • Los cuadros del termómetro, nos marcarán los estadios que tenemos que ir consiguiendo (hacia la derecha). Así como aquellas cuestiones que nos darían un toque de atención (hacia la izquierda)

ESCENARIOS FUTUROS CON TERMOMETRO DE SITUACIÓN:

PARA DESCAGAR EN PDF: Escenarios futuros con termometro de situación

¿COMO RELLENARLO?

Este taller se hacen 3 grupos de trabajo:

  • Se plantea y se acuerda la hipótesis del objeto sobre el que queremos actuar (un barrio, un proceso, un colectivo…) dentro de 5 años.
  • Los grupos se dividen en:
    • Escenario Negativo (Distopia): Sería todo aquello peor que podría ocurrir. Aquello que nos de más miedo que pase.
    • Escenario Positivo (Utopía): Sería el mejor resultado posible. Aquello que si o sí, quisiéramos que pasara y existiera dentro de 5 años. Estu solemos tener que forzarlo, porque soñamos con un techo de cristal que nos interrumpen los sueños reales.
    • Escenario de acción continuada plana (Tendencial): Sería que haciendo lo normal, lo que ya se está haciendo, lo que se plantea de manera básica o lo que se hace normalmente, en qué tipo se situación nos encontraríamos. Es decir, el mundo nunca es inmóvil, y continúan las reuniones, pero no se inserta cuestiones de mejoras o de creatividad, se consiguen cosas, alguna positivas y otras de decaimiento del proceso, pero algo pasa.
  • Cada grupo tiene que escribir en forma de lluvia de ideas, con el debate reducido al mínimo, y planteando incluso cuestiones incompatibles. Tomando de referencia rellenar cada una de las área de debate.
  • Una vez terminado cada grupo:
    • Se pone primero el negativo, se explica y se deja complementar. Sumando más ideas. No cuestionando.
    • Después de la misma manera se pone el positivo. Y se recuerda lo que nos cuesta soñar (siempre salen muchas menos y además soñamos con miedo).
    • El tercer grupo, escenario de acción continuada plana. Comienza a poner su resultados, pero con este se debate en qué parte del termómetro sería colocada cada resultado. Siendo cero el estado actual. De tal manera comenzamos a rellenar el termómetro por áreas.
  • Por último como manera de rellenar el termómetro, de manera colectiva, se van rellenando los huecos que faltan en debate abierto en lógica de suma suma. Las dudas se plasman de manera conjunta en el mismo cuadro.
  • Importantísimo, el número 0 sería la situación actual. Pero es no se dice hasta que se vaya a comenzar a colocar el Escenario tendencial.
  • Por último se priorizan sobre que nos pensamos que es más importante atender. Siendo 1 lo que menos nos importa y 3 lo que más.